Buenos Aires, 1 jun (EFE).- El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) comenzará el 19 de junio la fase de exhumación de los restos de los soldados no identificados caídos en la guerra de las Malvinas, que enfrentó en 1982 a Argentina y a Reino Unido por la soberanía del archipiélago.

Laurent Corbaz, jefe del proyecto humanitario desarrollado en las islas por el CICR con acuerdo de los gobiernos argentino y británico, informó hoy en una rueda de prensa que el equipo está culminando una primera fase de organización legal, técnica y política y que, si todo va según lo previsto, en 19 días comenzarán las exhumaciones.

En esa segunda etapa, que se prolongará hasta agosto, se tomarán muestras en las 123 tumbas del cementerio malvinense de Darwin marcadas con la inscripción “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

“Debería estar terminado (el proyecto de identificación) para final de año”, explicó Corbaz.

Una vez tomados los datos -que se contrastarán con los aportados por los familiares de los caídos-, los restos volverán a ser enterrados en un “ataúd apropiado” con “dignidad” y con una breve “ceremonia”, indicó Corbaz.

“No hay ninguna tarea asignada (a Cruz Roja) respecto a posibles traslados de los cuerpos. No forma parte del mandato”, aclaró el experto, que no descartó que sea tarea para las diplomacias argentina y británica a largo plazo.

Corbaz dijo que esperan “buenos resultados” pero que no será posible tener un 100 % de reconocimientos.

Esto es debido tanto a razones científicas -como los daños provocados por la acidez del suelo- como al hecho de que hay más caídos reportados que tumbas a exhumar.

Además, hay algunas familias que prefirieron no participar, según agregó Diego Rojas Coronel, jefe de la Misión del CICR en Buenos Aires, quien consideró esto como algo “normal” en este tipo de procesos ya que, por ejemplo, hay allegados que prefieren no reabrir heridas.

No obstante, precisó que “lo que no ha habido es una oposición al proceso como tal” y que las familias que sí que aceptaron son la “gran mayoría”.

El equipo que trabajará en Darwin está formado por 10 forenses seleccionados por el CICR, más dos expertos elegidos por Argentina y otros dos por Gran Bretaña.

También contarán con la asistencia de un coronel británico retirado que participó en el entierro de los restos y por cuyos informes se sabe que al menos en una de las tumbas hay restos de más de un soldado.

El área estará “restringida” y, según Cruz Roja, los ‘kelpers’ (nombre británico de los habitantes de las islas, denominadas Falkland en Reino Unido) están de acuerdo.

“Tuvimos mucho cuidado en explicar y responder a todas las preguntas”, destacó Corbaz.

Recabadas las muestras, los datos serán contrastados en la provincia argentina de Córdoba, en un laboratorio del prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense.

Adicionalmente, se harán varias comprobaciones aleatorias en sedes británicas y españolas.

El proyecto, valorado en 1,5 millones de dólares que ya han sido aportados por Argentina y Reino Unido, culminará con la elaboración de un informe para los estados parte y otro para los familiares.

Las Malvinas están bajo dominio británico desde 1833.

Su soberanía es un tema de gran sensibilidad en Argentina, país que el 2 de abril de 1982 (en plena dictadura) mandó sus tropas para recuperar el territorio.

La guerra terminó el 14 de junio de ese año con la rendición del país suramericano y dejó un saldo de 649 muertos argentinos, 255 británicos y 3 isleños.