La Paz, 8 nov (EFE).- El ministro de Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, tildó hoy de “indignante” la situación que viven los camioneros bolivianos que llevan semanas parados en la frontera con Chile a causa de una sucesión de huelgas de funcionarios chilenos.

El canciller boliviano se expresó de esta forma tras reunirse con representantes de los transportistas, quienes le pusieron al tanto de las dificultades que enfrentan sus compañeros en la frontera.

“Después de escuchar la información, las quejas, uno siente indignación por lo que están viviendo nuestros hermanos porque ellos son los que están pagando los platos rotos del incumplimiento de los acuerdos que han sido celebrados entre Bolivia y Chile”, dijo Choquehuanca a los medios.

El ministro volvió a lamentar que Chile no esté cumpliendo con el Tratado de 1904, que fijó los límites territoriales 25 años después de la guerra en que Bolivia perdió su acceso al Pacífico y también estableció que Santiago reconoce a favor de La Paz “el más amplio y libre derecho de tránsito” por los puertos.

En la llamada guerra del Pacífico, librada a fines del siglo XIX, el país andino perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio ante tropas chilenas.

Bolivia mantiene desde 2013 en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya una demanda contra Chile para lograr un fallo que obligue a ese país a negociar su centenaria reclamación marítima.

A falta de esa salida al mar, las terminales marítimas chilenas son la principal vía de acceso al Pacífico de Bolivia, si bien el Gobierno boliviano ha denunciado varias veces que sus empresarios y transportistas se enfrentan a malos tratos y a una serie de trabas burocráticas para acceder a los puertos del país austral.

Las autoridades bolivianas han protestado en los últimos días por las huelgas de funcionarios en Chile que, según aseguraron, han perjudicado a su comercio por las dificultades para acceder a las terminales portuarias chilenas.

El ministro Choquehuanca sostuvo hoy que su oficina continuará recogiendo testimonios de los transportistas y resaltó la necesidad de hacer conocer a la comunidad internacional estos “atropellos” y “violaciones a los derechos humanos” que sufren empresarios y camioneros bolivianos en Chile.

“No nos vamos a quedar con las manos cruzadas, no podemos permitir estas arbitrariedades, la violación a los derechos humanos, los abusos y el incumplimiento de los tratados que tenemos de Estado a Estado”, subrayó.