Asunción, 22 jun (EFE).- «El cáncer no sabe de burocracia», fue una de las alertas transmitidas este lunes por decenas de enfermos oncológicos que se concentraron ante el Ministerio de Salud de Paraguay para exigir una medicación que no les llega debido a la mala gestión del ente, según denunciaron.

Miembros de la Asociación de Pacientes con Cáncer y Familiares (Apacfa) se instalaron en la entrada de la sede ministerial con pancartas alusivas a esas deficiencias, que llevaron a Cristina Riveros a encadenarse a una verja como parte de la protesta.

Riveros, de 46 años, dijo a Efe que está pendiente de la provisión de medicamentos para la quimioterapia que debía haber empezado a fines del año pasado tras operarse de un melanoma que le fue detectado hace un año.

«Desde febrero tengo un recurso de amparo al que tampoco hacen caso y eso es lo que me lleva a mí a estar sentada acá hasta conseguir mis medicamentos», comentó Riveros, que tuvo que recurrir a la Justicia a través de la Defensoría de Pueblo.

En ese sentido, explicó que hay cientos de amparos a favor de los pacientes que obligan al Ministerio a proveerles de lo que reclaman en un plazo de 48 horas, aunque en su caso particular le ofrecieron solo una ampolla de las doce requeridas.

«Yo necesito todas juntas, la quimioterapia no se hace a cuotas. Ellos me ofrecen uno y por cada sesión necesito dos ampollas», lamentó Riveros.

Quien acotó que «quiere o todo o nada» por el daño que le puede ocasionar en otros órganos el hecho de no completar las seis sesiones.

«EL CÁNCER NO SABE DE BUROCRACIA»

La Apacfa distribuyó en la protesta una lista de trece medicamentos específicos y «necesarios para que los pacientes puedan continuar con su tratamiento en tiempo y forma sin interrupciones», además de denunciar la falta de reglas para exámenes como resonancia magnética centelleo y PETscan.

«Estamos en busca de nuestra medicación, desde marzo estamos luchando por eso», manifestó a Efe la presidenta de la Apacfa, Maru Vera, quien aseveró que fueron afectados por la paralización de los procesos de compra ante denuncias de corrupción en plena pandemia de la COVID-19.

«Estamos luchando con nuestro día a día, el cáncer no sabe de burocracia, no sabe de tiempo, nosotros solamente queremos seguir nuestro tratamiento para seguir viviendo», subrayó Vera.

La protesta también estuvo acompañada por el senador Pedro Santacruz, quien sigue tratamiento y que manifestó que la situación es fruto de una mala gestión, al señalar que el hospital de referencia, el Instituto Nacional del Cáncer (INCAN), apenas ha ejecutado el 6 % de su presupuesto de compra de medicamentos hasta el 8 de junio pasado.

«Esto raya lo criminal, (por) la falta gestión del Ministerio de Salud están muriendo y eso no puede ser», dijo el senador, quien instó al ministro de Salud, Julio Mazzoleni, a ejecutar el presupuesto y a «ocuparse de la gente enferma de cáncer».

El legislador, del minoritario Partido Democrático Progresista (PDP), añadió que cada año recurren al INCAN unas 100.000 personas, de las cuales alrededor de 5.000 desarrollan algún tipo de cáncer con una tasa de mortalidad del 80 %, «cuando que debería ser al revés», afirmó.

«El 80 % de los pacientes tienen que salvarse si hay medicamentos y buena atención», dijo el senador, para agregar que muchos paraguayos están muriendo» a pesar de haber presupuesto y una ley específica para el cáncer.

En Paraguay el cáncer ha alcanzado a políticos como el expresidente Fernando Lugo (2008-2018), que en 2010 superó un linfoma de Hodgkin en el hospital Sirio-Libanés de Sao Paulo.

En el mismo hospital brasileño, uno de los más renombrados de América Latina, también se trató de leucemia el presidente de la Cámara de Diputados y del gobernante Partido Colorado, Pedro Alliana, que retomó el cargo tras un tratamiento de varios meses a inicios de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *