Santiago de Chile, 9 may (EFE).- El Gobierno de EE.UU.recomendó hoy a sus ciudadanos evitar viajar al archipiélago chileno de Chiloé (sur), donde los pescadores artesanales mantienen una protesta ante la presencia de la marea roja en aguas de la isla, lo que les impide extraer pescado y marisco del mar.

La embajada de EE.UU. “recomienda encarecidamente a los ciudadanos estadounidenses evitar la zona afectada, consultar con las autoridades locales, mantenerse informados por los medios de comunicación sobre las protestas y permanecer alertas de sus alrededores”, señala un comunicado.

Añade que debido a que el acceso por vía terrestre, aérea y marítima a Chiloé ha estado interrumpido desde el 2 de mayo, la embajada solicitó la ayuda del Gobierno de Chile “para evacuar a los ciudadanos estadounidenses que se encuentran en la zona afectada y que desean salir”.

Los pescadores llevan ocho días de protesta por la marea roja que les impide pescar y porque no están conformes con la ayuda económica que el Gobierno les prometió.

El consumo de mariscos contaminados por este fenómeno natural es nocivo para la salud humana y puede causar parálisis e incluso la muerte. Desde 1972 la ingesta de mariscos contaminados por marea roja ha causado la muerte de 23 personas en Chile.

El 80 % de la población de Chiloé vive de los productos que extrae del mar, motivo por el cual la prohibición ha impactado con fuerza en la economía local.

La embajada de Estados Unidos denunció también que los turistas “no han podido dejar la isla en las fechas que tenían programadas. Los accesos para ingresar y salir de la isla están bloqueados”, enfatizó.

Añade que un tema de preocupación adicional son los bloqueos de caminos al otro lado del canal, en el área de Pargua (en el continente).

“Es muy probable que aquellos ciudadanos estadounidenses que puedan tomar transporte desde el norte de Chiloé queden varados en Pargua debido a estos bloqueos adicionales”, según el comunicado.

Las autoridades calculan que en la isla de Chiloé hay 250 turistas que no han podido salir a causa del bloqueo, que ya está provocando desabastecimiento de alimentos y gasolina.

En la jornada de hoy el Gobierno chileno anunció la entrega de un bono solidario de 750.000 pesos (unos 1.119 dólares) a los pescadores del archipiélago afectados por la prohibición de faenar a causa de la contaminación por marea roja, pero estos rechazaron la propuesta económica.

Lo que arrancó como una protesta de pescadores artesanales por la prohibición de faenar a causa de una alga tóxica se ha convertido en un movimiento social que mantiene aislado del continente a la isla, ubicada a unos 1.100 kilómetros al sur de Santiago.