La Paz, 5 may (EFE).- Centenares de personas con discapacidad marcharon hoy en La Paz para ratificar su exigencia al presidente de Bolivia, Evo Morales, de un bono mensual de 72 dólares, al cumplirse once días de protestas en la ciudad sin que asome una solución al conflicto.

Apoyados por otros cientos de familiares, los manifestantes, algunos en sus sillas de ruedas, otros con muletas y uno de ellos cargando una cruz, recorrieron durante varias horas calles y avenidas paceñas para protestar ante diferentes ministerios e instituciones del Estado.

El dirigente del sector, David Cayo, dijo a Efe que las protestas aumentarán a partir del lunes con manifestaciones similares en varias ciudades del país debido a que el Gobierno de Morales mantiene su negativa del bono argumentando problemas de presupuesto.

«Estamos con mucha fuerza, estamos con el ánimo positivo, cada vez llegan más compañeros y a nivel nacional también habrá movilizaciones y eso nos da mucha fuerza», dijo Cayo.

Lamentó que las cartas enviadas al Senado y a la Cámara de Diputados para pedir una mediación no hayan tenido respuesta y expresó su esperanza de que la Defensoría de Pueblo pueda lograr abrir un diálogo con el Gobierno por el pago de la renta.

Cayo dijo que el sector ha sido objeto de varias muestras de solidaridad de parte de la población que les ha llevado comida, medicamentos, ropa y otros víveres, pero que les falta agua.

Unas 250 personas con discapacidad acampan desde hace varios días de forma precaria a una cuadra de la plaza Murillo, donde están el Palacio de Gobierno y el Parlamento, que están custodiados por barreras de policías para impedir el acceso al lugar.

Previamente, hicieron una caravana que durante más de un mes recorrió la carretera entre las ciudades de Cochabamba (centro) y La Paz y antes celebraron vigilias para hacer conocer su exigencia.

El pasado viernes, las autoridades firmaron un acuerdo con otro sector de personas que sufren discapacidades en el que se incluye una oferta de planes de incorporación laboral y de capacitación.

Aunque el Ejecutivo ha intentado dar por finalizado el conflicto social con la firma de ese acuerdo, las personas discapacitadas que están movilizadas han rechazado esa iniciativa y afirman que quienes lo suscribieron no representan a este colectivo.

Las personas con mayor discapacidad reciben un bono anual equivalente a 143 dólares y su demanda de que se les otorgue una ayuda de 72 dólares mensuales no es viable, según el Gobierno.

El Ejecutivo aduce austeridad ante el desplome de los precios del gas natural que se exporta a Argentina y Brasil.

En el primer trimestre del año el valor de las exportaciones de gas se situó en 594,4 millones de dólares, casi la mitad de los 1.152,5 millones de dólares obtenidos en 2015 en el mismo periodo.