Santiago de Chile, 2 jun (EFE).- El general director de Carabineros (Policía) de Chile, Bruno Villalobos, declaró como testigo dentro de la investigación por la muerte de un estudiante durante la dictadura de Augusto Pinochet, confirmó hoy el Gobierno.

El ministro del Interior, Mario Fernández, confirmó que Villalobos fue interrogado hace dos meses con el objetivo de esclarecer la participación de organismos de inteligencia en la muerte del joven.

“Sí, yo estaba enterado de este asunto”, señaló el jefe del gabinete en declaraciones a CNN Chile.

Fernández indicó que “el asunto está en conocimiento del Gobierno” y agregó que “cuando se produce una situación judicial, el Gobierno no puede participar ni dar opiniones”.

El estudiante de ingeniería Patricio Manzano falleció en febrero de 1985 a los 21 años, cuando participaba en trabajos voluntarios de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh) en la localidad de Los Andes, a unos 79 kilómetros al norte de la capital chilena, donde fue detenido por Fuerzas Especiales de Carabineros.

Después de ser trasladado a una comisaría de Santiago y ser sometido a torturas, Manzano sufrió una crisis respiratoria que derivó en un paro cardíaco que le ocasionó la muerte, según testimonios recabados en el libro “Sueños de Victoria”, de la escritora Marcela Campos.

El interrogatorio en calidad de testigo al general Villalobos se debió a que su nombre apareció en una lista de miembros de las Fuerzas Especiales de Carabineros que participaron de la detención de alumnos de la FECh ese día obtenida por la Brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI).

La causa se había sobreseído en 2015, pero la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago ordenó al juez especial Mario Carroza realizar una serie de diligencias con el fin de establecer la participación de organismos de inteligencia en eventuales torturas que terminaron con la vida del estudiante de Ingeniería.