Cartagena (Colombia), 29 oct (EFE).- El ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, reclamó hoy en la Cumbre de Cartagena voluntad política como única vía para dar soluciones a la juventud de a región y garantizar acceso universal y gratuito a la educación, empleo digno y un entorno seguro y libre de violencia.

Rodríguez, que encabeza la delegación de Cuba en la XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, sostuvo que hablar sobre juventud “alude no solo al futuro y a la esperanza sino al presente” y plantea riesgos como “la distancia generacional, la incomprensión o los paternalismos”

“Lo esencial es garantizar la participación efectiva de los jóvenes (…) y la presencia activa de sus representantes y organizaciones en los órganos de decisión”, refirió el canciller cubano, quien cuestionó “qué opinarían los jóvenes iberoamericanos” de las deliberaciones de los mandatarios en la Cumbre de Cartagena.

A su juicio, es necesario plantear cómo conjugar los buenos propósitos que se discuten en la Cumbre “con la realidad cotidiana que viven los jóvenes”.

Una realidad, prosiguió, “en un mundo con crecientes amenazas a la paz”, militarización, crisis, corrupción de los sistemas políticos, “golpes de estado imperialistas y neoliberales blandos y duros”, pérdida de participación y poder de los ciudadanos, de “obscena” concentración de la riqueza y “dobles raseros escandalosos”, enumeró.

También citó el “robo de cerebros a los países del sur” y la violación de derechos, antes de preguntarse “¿qué valores, ideales y sueños pueden ofrecerse a los jóvenes?

Recordó también que el “insuficiente” acceso a la educación impide que el 40 % de los jóvenes termine sus estudios secundarios, que las jóvenes tienen un menor acceso al mercado laboral y cobran menos por su trabajo, y que los jóvenes con discapacidad, minorías étnicas, inmigrantes y refugiados “constituyen los grupos mas vulnerables”.

Frente a este panorama, apostilló que “la historia demuestra que pese a las circunstancias económicas adversas”, es posible alcanzar una participación social plena que incluya oportunidades para la juventud.

“En Cuba, los jóvenes son actores esenciales del acontecer social, económico, político y cultural”, aseguró.

En la isla caribeña, más del 82 % de ese sector poblacional estudia, trabaja o hace ambas cosas; los jóvenes suponen el 28 % de los científicos y un tercio de los educadores y el personal médico; y suman el 31 % de la población activa.

El canciller también citó los programas de alfabetización y educación que impulsa Cuba en numerosos países, mencionó que numerosos jóvenes de la isla “participan en esos esfuerzos” y recordó que el presidente del país, Raúl Castro, ha reivindicado el cuidado de la niñez como “nuestra mayor esperanza”.

Este es el primer encuentro iberoamericano al que asiste Cuba tras el proceso de deshielo de relaciones diplomáticas con Estados Unidos iniciado en diciembre del 2014, apenas dos semanas después de la cumbre anterior, que tuvo lugar en Veracruz (México).

Está previsto que como es ya tradicional en este foro, la Cumbre de Cartagena apruebe una resolución especial pidiendo el fin del bloqueo económico y comercial que mantiene Washington sobre el país comunista desde hace más de cincuenta años.

Rodríguez agradeció en nombre de Cuba esos llamados “al fin del bloqueo” aunque, apostilló, es un “objetivo que todavía se encuentra lejos de cumplirse”.

A pesar de las medidas de relajación del embargo impulsadas por la Administración de Barack Obama, su levantamiento completo depende del Congreso de EE.UU.