Lima, 30 jun (EFE).- El contralor general de Perú, Édgar Alarcón, aseguró hoy que no grabó las conversaciones que tuvo con el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, y algunos exintegrantes del gabinete, difundidas por la prensa y en las que se presume que hubo presión del Ejecutivo a su trabajo.

Alarcón declaró a RPP Noticias que él no grabó esas conversaciones porque no es «chuponeador» (interceptador) ni tiene «esas costumbres», después de ser señalado por el jefe del gabinete ministerial como el supuesto autor de las grabaciones.

Un programa de la televisión local difundió esta semana un fragmento de una conversación que Alarcón sostuvo con el primer ministro Zavala y los entonces ministros de Economía y Finanzas y de Transportes y Comunicaciones, Alfredo Thorne y Martín Vizcarra, respectivamente.

En el diálogo se escucha a los ministros comentar las condiciones de los contratos que ha suscrito el Estado para grandes obras de infraestructura, entre ellos del nuevo aeropuerto internacional de Cuzco en la localidad de Chinchero, que ya fue suspendido.

«Por lo menos, (Zavala) me ha llamado cinco veces para preguntarme cómo va Chinchero», declaró Alarcón sobre el informe que emitió la Contraloría respecto al nuevo aeropuerto de Chinchero que precipitó la renuncia de Vizcarra.

Otro audio sobre Chinchero, esta vez de un diálogo entre Alarcón y Thorne, propició también que el Congreso obligara a este último a renunciar la semana pasada, tras considerar que había intentado influir en el contralor para que su organismo emitiera un pronunciamiento favorable a una adenda a ese contrato.

El primer ministro manifestó que tiene «tranquilidad en este caso» y abrió la posibilidad de que el audio fuera grabado por Alarcón.

«Yo he tenido varias reuniones con el contralor. Si ha grabado una vez, seguramente ha grabado otras», enfatizó al reiterar la posición del Ejecutivo de que fue Alarcón quien grabó el audio que generó la posterior salida de Thorne del gabinete.

«En el caso específico de Chinchero, estábamos esperando el informe de la contraloría para saber qué observaciones había para poder levantarlas. Hemos sido absolutamente transparentes y lo que decimos en público lo decimos en privado», explicó Zavala.

Resulta «raro que justo cuando estoy ad portas de ir al Congreso a sustentar en la (Comisión) Permanente el tema de mis denuncias, sale este audio con el único ánimo de perjudicarme», comentó el contralor.

Alarcón está citado el próximo lunes por el Congreso para que presente sus descargos, luego de que una comisión del Legislativo recomendara que se le destituya por falta de solvencia e idoneidad moral, por supuestamente haber incurrido en varias faltas graves.

El contralor también es investigado de manera preliminar por la Fiscalía por la presunta compra de más de noventa vehículos entre 2002 y 2015, así como por el presunto pago irregular de una liquidación a una extrabajadora de la Contraloría que fue su pareja y es madre de dos de sus hijos.

Además, la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa (UNSA) ratificó el martes un informe presentado el pasado 21 de junio, que concluyó que obtuvo su título profesional de contador «de manera fraudulenta», al no acreditar el mínimo de tres años de experiencia en el campo.