Buenos Aires, 11 dic (EFE).- La Justicia de la ciudad de Buenos Aires ordenó hoy a la fundación Madres de Plaza de Mayo a pagar la suma de unos 33 millones de pesos (casi 3,3 millones de dólares), más sus intereses y costas, por incumplir las cláusulas de un contrato, informaron fuentes judiciales.

El juez Marcelo López Alfonsín, titular del juzgado 18 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la capital argentina, hizo lugar a la demanda impulsada por la Corporación Buenos Aires Sur contra la fundación por incumplimiento contractual.

Según la causa, la organización que encabeza Hebe de Bonafini incumplió cláusulas detalladas en el contrato de disolución, en 2008, del “Consorcio de Cooperación” suscrito entre la fundación y Corporación Buenos Aires Sur.

Esta asociación tenía el objetivo de “facilitar, desarrollar, incrementar y concretar planes de vivienda, entre los que se encontraba la puesta en marcha de una planta de fabricación de paneles de poliestireno”.

Según informa el sitio del poder Judicial de Buenos Aires, la suma de la condena impuesta se compone del “capital adeudado conforme lo dispuesto en el convenio de disolución” del consorcio, debido a que la fundación, “ante su interés de continuar con el proyecto”, acordó comprar la participación de la Corporación y esta operación no fue concretada.

El juez también tuvo en cuenta una suma que corresponde “al pago efectuado por orden judicial” por la Corporación Buenos Aires Sur al propietario del inmueble “en el que se emplaza la fábrica de paneles para la construcción de viviendas, ante alquileres impagos”, y un monto correspondiente a pagos extrajudiciales.