La impunidad, así como las violaciones a los derechos humanos derivadas del conflicto armado, centran los reparos que le hace a Colombia la ONG estadounidense Human Rights Watch en el informe anual correspondiente al 2012, cuya presentación en América tendrá lugar el lunes en Washington.

Human Rights Watch deja claro que “el conflicto armado interno” sigue siendo un problema mayúsculo, especialmente por los “serios abusos de los grupos armados irregulares”, que incluyen “a las guerrillas y a las agrupaciones sucesoras de los paramilitares”.

Según el informe, que anliza todas las regiones del mundo y que será presentado por el director para las Américas de la ONG, José Miguel Vivanco, las guerrillas de las Farc y el Eln siguen empleando “minas antipersonas y armas que matan indiscriminadamente”.

El estudio atribuye a las bandas que han reemplazado a los paramilitares el aumento del 34% de las masacres en el 2010 con respecto al año anterior, y el persistente incremento en las del 2011. Esas bandas han reclutado últimamente a 5.700 miembros según datos oficiales, agrega.

En relación con los las ejecuciones extrajudiciales conocidas como ‘falsos positivos’, Human Rights Watch se queja de la lentitud de la justicia. Subraya que de los 1.622 casos abiertos en septiembre del año pasado, los cuales implicaban a 2.788 víctimas, “sólo ha habido 77 condenas”.
La impunidad también es la nota predominante en los asesinatos de sindicalistas. “Solo ha habido condenas en el 10% de los 2.900 casos reportados desde 1986, según la Escuela Nacional Sindical”. Colombia sigue siendo el país más peligrosos para los líderes sindicales, dice el informe.

Además, el texto indica que de los 195 casos de sindicalistas asesinados desde 2007, a mayo del 2011 solo se habían dictado seis condenas, todo ello a pesar de que hace cuatro años la Fiscalía General de la Nación creó una unidad especializada.

En el informe se pone de relieve igualmente que en la campaña a las elecciones locales y regionales del año pasado hubo 40 candidatos asesinados, un 48% más que a lo largo de la que se llevó a cabo en el 2007.