Santiago de Chile, 22 jul (EFE).- La Corporación del Cobre (Codelco) de Chile afirmó hoy que siete de sus ocho yacimientos operan con normalidad hoy, miércoles, tras los bloqueos de rutas de acceso que trabajadores de empresas contratistas realizaron el martes.

“Con la excepción de la división El Salvador las operaciones de Codelco están funcionando con total normalidad”, aseguró la principal productora mundial de cobre en un comunicado.

Los trabajadores contratistas paralizaron sus labores el martes y bloquearon los caminos de acceso a las minas para exigir una negociación directa con la compañía estatal y no con las empresas que los emplean.

La Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), que agrupa a más de 20.000 contratistas, exigió a Codelco negociar la renovación de un Acuerdo Marco actualmente vigente.

Dicho Acuerdo, en el que Codelco actúa como facilitador, establece un conjunto de beneficios y obligaciones a las partes, que hasta la fecha se han respetado íntegramente, y su cumplimiento supone un costo anual de 120 millones de dólares, según la empresa.

Según el presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro, un aumento de esos beneficios y de sus costos asociados “no son compatibles con las actuales condiciones del mercado del cobre, de la realidad económica del país y la sustentabilidad de los proyectos estructurales” de la compañía estatal.

Codelco ha sostenido que las relaciones con los trabajadores contratistas deben ser asumidas por las respectivas empresas.

Las protestas de los contratistas, de acuerdo con Codelco, que produce alrededor de 1,7 millones de toneladas anuales de cobre, tienen un impacto diario de 27 millones de dólares.

Este miércoles, junto con informar de la normalidad en la mayoría de sus minas, Codelco anunció que estudia acciones legales “para perseguir responsabilidades ante los graves y violentos hechos acontecidos ayer, que generaron lesiones a trabajadores, daños a equipos e instalaciones y en la infraestructura pública”.

También agradeció la acogida de las empresas contratistas al llamamiento que hizo el presidente ejecutivo de la compañía a redoblar los esfuerzos para superar el conflicto y restablecer la normalidad en sus relaciones laborales.

Por último, lamentó y condenó las “situaciones de fuerza e ilegítimas que atentan contra la integridad de las personas y obstaculizan el libre tránsito, impidiendo el acceso a las fuentes de trabajo”.