Santiago de Chile, 14 jul (EFE).- Chile saludó con satisfacción el acuerdo alcanzado en Viena por la República Islámica de Irán, la Unión Europea y el grupo G5+1 (China, EE.UU., Rusia, Francia y el Reino Unido, más Alemania) que resuelve discrepancias sobre el alcance y proyecciones del programa nuclear iraní.

El comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores chileno difundido este martes también congratuló el pacto que confirma el derecho de todos los Estados Partes en el Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) a beneficiarse de los usos pacíficos de la energía nuclear.

Destacó que “los significativos elementos de verificación que el acuerdo contempla permitirán consolidar la confianza entre las partes, preservar la integridad del régimen multilateral de no-proliferación, relevar el papel del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y permitir una mayor cooperación para preservar la paz y la estabilidad en el Medio Oriente”.

El texto añadió que el levantamiento de las sanciones que afectan a Irán tendrá beneficios diversos.

Subrayó que el acuerdo ha reafirmado, asimismo, el valor de la negociación diplomática en formato multilateral para abordar y resolver cuestiones con gran impacto sobre la seguridad regional y global.

Además, el despliegue de perseverancia y disposición para armonizar los distintos intereses involucrados del que han dado prueba las partes es digno de encomio.

“Desde la Junta de Gobernadores del OIEA, que nuestro país integra hasta el 2016, como también en el Consejo de Seguridad -como Miembro no Permanente hasta el fin de este año- Chile brindará todo su apoyo a la implementación efectiva y fluida de este acuerdo, que fortalece la seguridad internacional”, concluyó el comunicado.