Asunción, 1 jun (EFE).- El exsenador Carlos Mateo Balmelli, quien meses atrás anunció que se presentará como candidato a la Presidencia de Paraguay en 2018, apeló hoy a la necesidad de convocar una Asamblea Nacional Constituyente a partir de esa fecha para abordar reformas políticas estructurales en el país.

Balmelli instó además a reforzar el sistema institucional del país, en un foro empresarial sobre la situación política actual en Paraguay y sus consecuencias económicas, organizado en Asunción por la Cámara Oficial Española de Comercio.

“Se impone una reforma política con una Asamblea Nacional Constituyente que defina que hay que modificar de la arquitectura constitucional”, dijo.

Añadió que esa Asamblea, que debería ser convocada tras las elecciones de abril del próximo año, no solo debe abordar la habilitación de la reelección presidencial, prohibida por la Constitución, sino otras prioridades como los vínculos con el Poder Judicial, que dijo que está “corrompido de arriba a abajo”.

Además, Balmelli señaló que el país debe de diversificar su economía para no depender del sector agrícola y ganadero, de forma que se pueda invertir más en reformas sociales.

Instó además al Gobierno que salga elegido en 2018 a trabajar desde entonces en la reforma de la política energética y a prepararse para la revisión del acuerdo que en 2023 negociarán Paraguay y Brasil sobre la represa de Itaipú, la de mayor producción del mundo y compartida por ambos países.

“Esto es clave para nuestro desarrollo y hay que tomarlo como un desafío”, dijo Balmelli, quien subrayó que esas negociaciones serán muy complicadas debido a las asimetrías entre los dos países y a que Brasil vive una crisis política que puede permanecer en 2023.

El exlegislador, que en el pasado fue director del lado paraguayo de esa hidroeléctrica, señaló todos esos retos deben de ser afrontados mediante reformas estructurales.

“El proceso político paraguayo, la democracia paraguaya, no tiene voluntad reformista. En 28 años no hemos hecho reformas profundas. El gran déficit en 28 años de democracia es la ausencia de reformas”, opinó Balmelli.

En ese sentido, el economista Enrique Varela, el otro de los panelistas del foro, explicó que Paraguay vive una “crisis política sistémica” con manifestaciones periódicas cada dos o tres años, que según el economista obedecen a que la clase política solo se preocupa por la obtención del poder.

“No pasan dos, tres años, sin que tengamos una crisis, pero es una crisis permanente que se da porque Paraguay tiene una clase política que está concentrada en sus intereses electorales”, dijo Varela.

Añadió que esa actitud, junto a una escasa calidad institucional, conduce a una baja competitividad y del nivel de inversión, y aleja además al país de alcanzar el grado de inversión que tienen países como Chile, Uruguay, Perú y Colombia.

El experto subrayó que Paraguay ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años empujado por factores exógenos, concretamente por el gran ciclo de los commodities, pero advirtió que cerrado ya ese periodo será difícil que el país crezca mas del 3 % de promedio.

El pasado mes de enero Balmelli anunció que se presentará como candidato presidencial aglutinando un movimiento político que busca romper el “monopolio” del Partido Colorado y del Partido Liberal.