La Paz, 8 jul (EFE).- La ciudad portuaria chilena de Arica habilitará un terreno como garaje provisional para los camioneros bolivianos, cuyos dirigentes denunciaron esta semana ante el consulado de Chile en La Paz que sufrían humillaciones de parte de autoridades y ciudadanos chilenos por aparcar en las calles.

El cónsul de Bolivia en Arica, Elmet Catarina, dijo hoy a la radio estatal boliviana que la alcaldía de esa ciudad ofreció la solución del garaje provisional en un terreno de diez hectáreas.

Catarina también manifestó su voluntad de reunirse con la gendarmería chilena para que se retiren las multas a los camioneros que se vieron forzados a estacionar en lugares indebidos.

Con esta medida, la alcaldía de la ciudad chilena abre un camino para solucionar un conflicto que lleva varias semanas y que ha provocado reclamos formales de Bolivia hacia Chile.

Según los camioneros bolivianos, la alcaldía de Arica cerró los garajes que usaban con el argumento de que esos recintos incumplían normas, lo que provocó problemas para alrededor de 1.500 vehículos que transportaban carga del comercio boliviano.

La imposibilidad de estacionar camiones en un lugar seguro ocasionó diversas molestias para los transportistas bolivianos, que no podían abandonar sus vehículos por miedo a robos y perdieron el acceso a servicios básicos de aseo.

El ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, y legisladores de su país tienen previsto viajar el 17 de julio a los puertos chilenos de Antofagasta y Arica para constatar las denuncias de los transportistas sobre los supuestos maltratos.

En el terreno provisional que será habilitado por la ciudad portuaria, los trabajadores bolivianos sí tendrán acceso a duchas y otros servicios básicos, anunció el cónsul boliviano.

Arica tiene el estatus de puerto libre para Bolivia en virtud de un acuerdo bilateral de 1904 y la mayor parte de las mercancías destinadas a Bolivia que entran a través del Pacífico lo hacen por esa terminal.

Bolivia y Chile mantienen dos disputas en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, una de ellas por la histórica reivindicación boliviana de una restitución de la salida al mar perdida en la Guerra del Pacífico, en 1879.

Además, están enfrentados por las aguas de la zona del Silala, que para Bolivia fueron desviadas artificialmente hacia Chile, aunque este país asegura que es un río internacional.