Río de Janeiro, 23 abr (EFE).- Cientos de camioneros bloquearon hoy carreteras federales en al menos siete estados de Brasil, como lo hicieron en febrero pasado cuando paralizaron importantes vías por once días seguidos, como medida para presionar al Gobierno, con el que negocian un aumento de los fletes, según voceros sindicales.

Los bloqueos se produjeron un día después de una reunión en Brasilia que terminó sin acuerdos entre representantes del Gobierno y de los sindicatos que representan a los camioneros.

En el encuentro el Gobierno citó las quince medidas que adoptó para atender las reivindicaciones de las protestas de los camioneros de febrero pasado, pero los sindicatos alegaron que hasta ahora no hay ninguna medida para aumentar el valor de los fletes, que es su principal petición.

El Ejecutivo de la presidenta Dilma Rousseff rechazó la propuesta de los camioneros de crear una tabla de referencia con los costes del transporte de cargas, por lo que los sindicatos convocaron para nuevas protestas a partir de este jueves.

En febrero pasado, con sus bloqueos, los camioneros amenazaron el abastecimiento de combustibles y alimentos de varias ciudades, principalmente en el sur del país.

Según voceros de los sindicatos de camioneros, en el primer día de la nueva convocatoria de protestas fueron bloqueadas carreteras en Ceará, Minas Gerais, Mato Grosso, Paraná, Río Grande do Sul, Santa Catarina y Sao Paulo, siete de los 27 estados del país.

El secretario general de la Presidencia, Miguel Rossetto, indicó en rueda de prensa que la tabla de precios de referencia propuesta por los camioneros para los fletes es «inviable» e «inconstitucional» porque las carreteras tienen diferentes calidades y el transporte de cargas no es uniforme en todas las regiones.

Tras ser informado de que los camioneros habían reiniciados sus protestas, Rossetto afirmó hoy que el Gobierno respeta el derecho a la manifestación pero que las fuerzas policiales tendrán que intervenir debido a que «los camioneros fueron informados sobre la ilegalidad de cualquier tipo de bloqueo».

«El Gobierno va a garantizar que las carreteras estén libres y a garantizar el derecho de la sociedad al trabajo y al abastecimiento», aseguró.

El ministro dijo además, que el porcentaje de camioneros que está protestando por la falta de acuerdo en torno a los fletes es mínimo y que la mayoría aprobó las otras medidas anunciadas por el Gobierno.

«Consideramos que, en cuanto más el sector se entere de nuestras propuestas, mayor será la adhesión de los camioneros a un acuerdo (con el Gobierno). Ellos reconocen cambios positivos y tienen la expectativa de darle continuidad a las negociaciones», agregó.

Entre otras medidas para responder a las protestas de febrero, el Gobierno perdonó las multas expedidas en los últimos dos años por excesos de peso y transfirió la responsabilidad del pago de este tipo de infracciones a las empresas dueñas de la carga.