Brasilia, 22 jul (EFE).- El Gobierno brasileño anunció hoy la reducción de la meta de superávit fiscal primario que se había impuesto para este año desde el equivalente al 1,13 % del PIB hasta el 0,15 %, pero al mismo tiempo se comprometió con una nueva reducción de los gastos para sanear las cuentas públicas.

El Gobierno, que a comienzo de año se había propuesto terminar 2015 con un saldo positivo en las cuentas públicas de 66.300 millones de reales (unos 20.526,3 millones de dólares), admitió hoy que ese ahorro tan sólo llegará a 8.747 millones de reales (unos 2.708 millones de dólares).

En contrapartida, el Ministerio de Hacienda determinó un recorte adicional de los gastos públicos de 8.600 millones de reales (unos 2.662,5 millones de dólares).

«No estamos abandonando la meta ni diciendo que tenemos todo resuelto y que podemos gastar. Pese a que reducimos la meta al mismo tiempo asumimos el compromiso de garantizar la disciplina fiscal», dijo el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, en la rueda de prensa en la que hizo los anuncios.