Río de Janeiro, 3 dic (EFE).- El ministerio de Salud, la Secretaría de Aviación Civil de Brasil y cinco compañías aéreas firmaron hoy un acuerdo que permitirá transportar por vía aérea de manera gratuita médula ósea, además de órganos sólidos y tejidos, como ya se realizaba desde hace dos años.

El acuerdo inicial, firmado en febrero de 2013, se renueva por primera vez y amplia con él el número de vuelos disponibles para transportar órganos, evitando su desperdicio, aumentado la oferta y reduciendo las distancias, informó el ministerio de Salud en un comunicado.

Según el ministerio, el transporte de médula dependía de la creación de un flujo específico que evitara que la médula pasara por los rayos X, lo que también será posible con el nuevo acuerdo.

El ministro de Salud, Marcelo Castro, destacó que el Sistema Nacional de Trasplantes brasileño, “el mayor sistema público de trasplantes del mundo”, es un ejemplo de lo que está haciendo el gobierno para “mejorar la vida de las personas que están en situación más difícil de salud y que necesitan un trasplante”.

En 2012 se realizaron un total de 2.568 vuelos, mientras que en 2013 se registraron más del doble (6.064) y hubo un aumento del 89,5 % en el número de ítems transportados gracias a la firma del primer acuerdo, llegando a los 6.763.

En 2014, sin embargo, el número de vuelos descendió respecto del año anterior y se situó en 5.061, mientras que el volumen transportado aumentó un 18 %.

La firma del acuerdo también prevé el transporte gratuito de los equipos de captación, integrados por profesionales expertos sanitarios autorizados por el Ministerio de Salud.

La renovación del documento fue firmada por Castro y el ministro de Aviación, Eliseu Padilha, durante el II Forum de Logística del Sistema Nacional de Trasplantes, acuerdo del que forman parte cinco compañías aéreas y varias asociaciones relacionadas con la aeronáutica.

El secretario de Atención a la Salud, Alberto Beltrame, recalcó que esta renovación “fortalece una red en la que las empresas aéreas cada vez más forman parte de una corriente de solidaridad en favor a la vida”, una línea de acción que permite un sistema “más ágil, siempre en beneficio del paciente”.