La Paz, 18 dic (EFE).- Brasil necesitará a futuro comprar más gas natural y también electricidad a Bolivia, temas que hoy están siendo negociados y que llevará tiempo definir, afirmó hoy el nuevo embajador brasileño en La Paz, Raymundo Rocha Magno.

El diplomático se refirió a este asunto en una conferencia de prensa en la que explicó los principales proyectos de integración que discuten ambos países, entre ellos la ampliación del contrato de venta de gas natural, cuya vigencia de veinte años termina en 2019.

«¿Brasil tendrá en el futuro gas para decir a Bolivia que no necesita más de su gas? No creo que sea así», dijo Rocha Magno.

Agregó que a medida que Brasil recupere los niveles de crecimiento de antes, «habrá más necesidad de gas» y Bolivia tiene las condiciones para exportarlo, en el marco de un proceso de integración que permita el desarrollo económico de ambos países.

Bolivia exporta alrededor de 32 millones de metros cúbicos diarios de gas natural a Brasil a un precio de alrededor de cinco dólares por millón de Unidades Térmicas Británicas (BTU), la mitad del valor que tenía antes de la bajada del coste del petróleo.

Las autoridades bolivianas han anunciado que buscarán mejorar el precio del combustible en las negociaciones con Brasil.

Además, Rocha destacó los proyectos para la construcción de plantas eléctricas binacionales, como parte del plan del Gobierno boliviano para hacer del país un «corazón energético» para el Cono Sur.

«La necesidad de energía eléctrica va ser muy grande y Bolivia va a poder exportar su energía a Brasil con seguridad», sostuvo.

Los planes que discutieron ambos países incluyen la construcción de plantas termoeléctricas e hidroeléctricas en zonas amazónicas de Bolivia para la producción de al menos 7.500 megavatios, casi siete veces más el actual consumo nacional de Bolivia.

Sobre un proyecto de integración de ferrocarril bioceánico que impulsa Bolivia para conectarse con Brasil y Perú, el embajador indicó que espera «intensamente» que suceda por el interés de la región en la mejora de la infraestructura de comunicación.

«Desde mi punto de vista, yo no estoy dentro de las negociaciones, no puedo decir (algo) oficialmente, pero para mí (tiene) todo el sentido que Bolivia esté integrada de alguna manera a este proyecto», sostuvo el diplomático.

El presidente boliviano, Evo Morales, ha insistido en que será más barato y tendrá mayores efectos en la integración si el tren bioceánico se construye entre Brasil, Bolivia y Perú, en lugar de que pase solamente por territorio brasileño y peruano.