La Paz, 31 jul (EFE).- El Gobierno de Evo Morales presentó hoy una versión en sistema braille del Libro del Mar, que recoge toda la argumentación histórica y jurídica en la que Bolivia basa su reclamación a Chile de un acceso soberano al océano Pacífico.

El texto fue presentado por el viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, quien destacó que este material educativo permitirá a más de 5.000 estudiantes ciegos o con baja visión leer y reflexionar sobre la historia de la centenaria reclamación marítima boliviana.

Esta versión del libro fue elaborada en los Centros de Educación Especial, donde estudian niños y jóvenes con discapacidad visual, sensorial e intelectual.

En el acto de presentación del texto, la niña Massiel Wara Gavino, de 12 años, fue la primera en leer un fragmento de esta versión del Libro del Mar.

Asimismo, un grupo de estudiantes de la escuela de maestros «Simón Bolívar» presentó una dramatización en lenguaje de señas del episodio de la ocupación chilena del territorio boliviano que dio lugar a la guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX.

En esa contienda, Bolivia perdió 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

El Ejecutivo boliviano siempre ha defendido que el conflicto comenzó con una invasión de Chile, sin declaración previa de guerra.

El asunto fue llevado por el Gobierno de Morales a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en 2013, en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar en firme y de buena fe la reclamación marítima boliviana.

El Libro del Mar, editado en 2014, fue elaborado por un equipo de historiadores y juristas encabezado por el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), vocero internacional de la causa marítima.

En marzo pasado, el Gobierno dispuso que esa publicación sea texto oficial y de uso obligatorio en el sistema educativo nacional.

Según Aguirre, unos 18.000 estudiantes con distintas capacidades se movilizarán próximamente en todo el país para realizar actividades en adhesión a la demanda marítima y a la campaña que emprende el Gobierno boliviano para difundirla.