Brasilia, 19 jun (EFE).- La multinacional alemana BASF inauguró hoy una planta para la producción de ácidos acrílicos en el estado brasileño de Bahía, que es la primera en su tipo en Suramérica y ha demandado una inversión calculada en unos 570 millones de dólares.

A la ceremonia asistió la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien subrayó que BASF opera en el país desde 1910 y que con esta nueva inversión, en momentos en que la economía nacional «pasa por un momento de ajuste», demuestra que «su apuesta y su sociedad es de largo aliento».

Rousseff sostuvo que esa cuantiosa inversión de BASF es también «una prueba de las estrechas relaciones con Alemania», que serán «aún más profundizadas» con la visita que la canciller Angela Merkel tiene previsto hacer a Brasil en agosto próximo.

El complejo industrial inaugurado hoy producirá ácido acrílico, acrilato de butilo y polímeros superabsorbentes (SAP) y está situado en el Polo Petroquímico de Camaçari, en el estado nororiental de Bahía.

Según BASF, la producción de ese complejo permitirá sustituir las importaciones brasileñas de esas materias primas usadas en diversos sectores, como los de pinturas, textiles y pañales desechables, así como exportar para el resto de América Latina en un mediano plazo.

«Con una capacidad de producción de 160.000 toneladas anuales, se trata de una de las mayores plantas del mundo en su tipo», declaró el presidente de BASF para Suramérica, Ralph Shweens.