Santiago de Chile, 14 dic (EFE).- La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, recibió hoy el premio Campeones de la Tierra, otorgado por las Naciones Unidas a principios de diciembre, por su destacada labor en la creación de nuevas áreas marinas protegidas y el gran impulso que han tenido las energías renovables durante su Gobierno.

Bachelet, que aceptó el reconocimiento de parte de Silvia Rucks, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas, dijo que «si Chile ha ganado notoriedad internacional es porque ha demostrado que un país, por pequeño que sea su nivel de emisiones, tiene una responsabilidad que no puede eludir».

«No hay excusas, todos debemos trazarnos un rumbo claro y ambicioso para que el desarrollo global no se haga a costa de la destrucción de nuestro hogar, sino que perdure y se proyecte en forma sostenible», agregó la gobernante, la primera en Sudamérica en recibir este galardón.

El premio Campeones de la Tierra, concedido por primera vez en el 2005, corresponde al más alto honor ofrecido por las Naciones Unidas en temas relacionados al Medio Ambiente.

Se destaca a figuras del ámbito público, privado y civil cuyas acciones han tenido efectos positivos y transformadores en el medio ambiente y la manera en que nos relacionamos con este.

Bachelet afirmó que «este ha sido un compromiso que asumido como Estado en cada espacio de coordinación internacional y que ha llevado a que lo abordemos integralmente, tal como lo proponen los Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS)», apostilló.

La presidenta de Chile fue reconocida con dicho premio en la categoría de liderazgo político, en una ceremonia realizada durante la Tercera Asamblea de ONU Ambiente en Nairobi, entre el 4 y 6 de diciembre pasado.

La creación de estas áreas marinas protegidas (con las que Chile contaría con más de 1,6 millones de kilómetros cuadrados totalmente resguardados) se alinea con la misión de las Naciones Unidas de proteger al menos el 10 % de los océanos para el 2020.

En el ámbito de energías renovables, sus políticas han facilitado una transición nacional hacia la energía limpia. En sus cuatro años de gobierno, la energía renovable aumentó de un 6 % a un 17 % de la matriz energética del país.

Al finalizar sus palabras, Bachelet manifestó que Chile «debe poner el acelerador en el tránsito hacia la electromovilidad, y hacer muchísimo más en eficiencia energética. Debemos intervenir seriamente en la recuperación de nuestras costas, en modelar racionalmente el crecimiento de las ciudades, abrir sin demora las puertas de nuevas industrias».