Buenos Aires, 30 may (EFE).- Argentina manifestó hoy “su más enérgico repudio” al último lanzamiento de un misil balístico por parte de Corea del Norte, algo que para el Gobierno de Mauricio Macri constituye “otro acto de hostilidad y provocación” a la comunidad internacional.

El Ministerio de Exteriores del país austral consideró que el último misil lanzado por el régimen de Kim Jong-un, que cayó en el Mar de Japón en las primeras horas de este lunes, supone una “manifiesta violación” a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los programas nuclear y misilístico norcoreano.

“Este hecho constituye otro acto de hostilidad y provocación a la comunidad internacional”, añadió la Cancillería argentina en una nota de prensa.

Argentina, en ese texto, instó “una vez más” a Corea del Norte a que se avenga “a dar cumplimiento inmediato a las citadas resoluciones” y ponga fin “a esta metodología de actos hostiles en la región que constituyen una amenaza a la paz y la seguridad internacionales”.

El país asiático confirmó hoy el lanzamiento de ese misil y señaló que fue un ensayo de “un nuevo sistema de ultra precisión”, el noveno de este tipo en lo que va de año.