Buenos Aires, 28 abr (EFE).- La canciller argentina, Susana Malcorra, aseguró hoy que Argentina necesita “un Brasil fuerte, sólido e institucional”, en referencia a la crisis que atraviesa ese país tras el proceso de destitución de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que se tramita en el Senado.

“Nosotros necesitamos un Brasil fuerte, sólido e institucional, porque si no es así, nuestro principal socio se vuelve no confiable. No solo para nosotros, sino para el mundo y eso es malo”, remarcó la funcionaria.

En conferencia de prensa desde el Palacio San Martín, sede de la Cancillería argentina, Malcorra señaló que los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanos (Unasur) siguen de cerca el proceso que se lleva adelante en Brasil.

“Estamos en contacto permanente con nuestros colegas de la región”, dijo Malcorra.

“Tenemos que ver en función de cómo se avanza, si la aplicación de la cláusula democrática es o no factible”, agregó, consultada sobre una eventual decisión de la Unasur y del Mercosur para avanzar en ese sentido.

“Estamos en un punto en el que eso no se ha cerrado”, dijo la canciller argentina, quien adelantó que la Unasur llamará a una reunión sobre el tema en el momento en que sea necesario.

Malcorra reconoció que la situación de Brasil, principal socio de Argentina, “tiene impacto directo” en la balanza comercial de su vecino.

“Es un impacto muy duro, muy difícil de compensar para Argentina”, dijo la funcionaria, en especial porque el país “tiene cadenas de valor muy integradas con Brasil”.

“Si el consumo interno de Brasil se viene abajo, esa cadena de valor definitivamente se achica”, agregó.

Además, la encargada de las relaciones exteriores en el Gobierno de Mauricio Macri, pidió ser “cuidadosos” al momento de analizar el proceso en Brasil.

“Estamos muy involucrados, pero hay que ser muy cuidadosos y respetuosos”, añadió Malcorra.

La titular argentina explicó que la Cancillería habla “permanentemente” con Brasil, mientras intenta “comprender la dinámica” del proceso, que tiene aspectos “legales” y “políticos”.