Buenos Aires, 20 abr (EFE).- El Gobierno argentino expresó hoy su «profundo pesar y consternación» por la muerte de centenares de personas al hundirse en el Mediterráneo el barco con el que pretendían alcanzar las costas italianas e hizo votos por «un sistema internacional más justo, solidario y equitativo».

Ante el naufragio ocurrido el domingo, en el que de cree que pueden haber perdido la vida entre 700 y 950 personas, la Cancillería argentina recalcó «la necesidad de redoblar los esfuerzos de la comunidad internacional para evitar recurrentes catástrofes migratorias a través de la construcción de mecanismos de cooperación centrados en una perspectiva de respeto integral de los derechos humanos del migrante y sus familias».

«Las causas profundas de estos acontecimientos desoladores sólo hallarán respuesta en un sistema internacional más justo, más solidario y equitativo, en el que prime la promoción del desarrollo genuino, con inclusión social, de todos los pueblos del mundo», transmitió el Ejecutivo de Cristina Fernández.

El domingo un pesquero naufragó a pocas millas de las costas de Libia durante su travesía hacia las costas italianas y tras el suceso fueron recuperados 24 cadáveres y 28 personas con vida.

El suceso desató una enorme conmoción ya que, según el testimonio de los supervivientes, en la nave viajaban entre 700 y 950 personas en el momento del hundimiento, muchas de ellas encerradas en las bodegas.