Buenos Aires, 1 abr (EFE).- Argentina dictó este lunes la expulsión y prohibición de reingreso al país austral a los dos ciudadanos iraníes -un hombre y una mujer- que ingresaron procedentes de Europa con documentos falsos en marzo y se encuentran en prisión preventiva desde hace varios días.

Según fuentes gubernamentales consultadas por Efe, su expulsión está supeditada a la decisión de la Justicia argentina que aún los investiga, por lo que la expulsión podría o no hacerse efectiva si los jueces establecen nuevas acusaciones contra Sajjad Naseran y Mashore Sabzali, quienes hasta el momento fueron procesados por usar «un documento o certificado falso o adulterado».

La Dirección Nacional de Migraciones argentina fue el organismo que decretó la medida de expulsión.

«Lo dispuesto por Migraciones podrá materializarse una vez que el magistrado decida respecto de los acusados. En tal sentido, el miércoles se solicitará a la Justicia Federal Contencioso Administrativa la orden de retención», aclararon en Migraciones en un comunicado.

Ambos fueron detenidos la noche del 15 de marzo pasado en un hotel del barrio porteño de Abasto, donde estaban alojados, tras haber logrado atravesar el 12 de marzo los controles migratorios del aeropuerto internacional de la localidad bonaerense de Ezeiza.

El expediente permanece bajo secreto de sumario en medio de un fuerte hermetismo.

Naseran, de 27 años, y Sabzali, de 30, ingresaron a Argentina con pasaportes a nombre de los ciudadanos israelíes Netanel Toledano y Rivka Toledano, que estaban denunciados como perdidos o robados, según la alerta que saltó en el control de Migraciones.

Sin embargo, los dejaron pasar -después Migraciones suspendió de sus funciones a los trabajadores que lo hicieron- y quedaron bajo seguimiento de distintos organismos de seguridad.

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, dijo hace dos semanas que «a partir de la incorporación de tecnología» que en años anteriores no existía, la detención de los iraníes «salió a la luz».

«Venían también de otros países europeos, así que evidentemente siempre puede haber un error en los ingresos; los errores se subsanaron (ya que) estas personas están detenidas, que es lo importante, y las personas que cometieron el error están cesadas en sus funciones», explicó Frigerio a la prensa.

El ministro aclaró que los arrestados «no tienen pedido de captura internacional».

El Gobierno pidió colaboración a Irán, Israel y España -país desde el que viajaron a Argentina- para saber quiénes son los dos detenidos y averiguar por qué llegaron con pasaportes falsos.

Por el momento, se desconoce el motivo por el que los dos iraníes viajaron a Argentina, justo en días en los que se conmemoraba el 27 aniversario del atentado terrorista que se perpetró contra la Embajada de Israel en Buenos Aires el 17 de marzo de 1992 y que dejó 29 muertos.

Apenas dos años después, la sede en la capital de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) fue atacada con una furgoneta bomba que mató a 85 personas, y que es hasta el momento el mayor atentado registrado en el país.

Ambos atentados siguen impunes y están atribuidos a exaltos cargos del gobierno iraní y a la organización islámica musulmana chií libanesa Hizbulá.