Bogotá, 29 jul (EFE).- Grupos de taxistas se manifestaron hoy en Bogotá, México DF y San José para exigir en nombre de una “alianza internacional” de profesionales del taxi la ilegalización de Uber y otras plataformas tecnológicas para servicios privados de transporte de pasajeros.

“A través de esta movilización internacional estamos haciendo visible que los taxistas en diversos países no permitiremos que pasen por encima de nuestros derechos ni continúen atentando contra nuestra fuente de trabajo”, señala una carta entregada hoy en la embajada de Colombia en Costa Rica por los manifestantes.

Las mayores manifestaciones tuvieron lugar, sin embargo, en la capital colombiana, donde se vivió una jornada complicada para la movilidad, pues también los conductores de autobuses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) realizaron protestas, en este caso en demanda de mejores condiciones de trabajo.

Uber, fundada en 2009 en San Francisco y presente en ciudades de 58 países, fue también motivo de protestas en San José y en México DF, ciudad donde este martes una multitud armada con palos y piedras causó daños a una decena de vehículos conectados a esa plataforma que estaban estacionados cerca del aeropuerto internacional.

En un comunicado enviado hoy a Efe, Uber, cuya sede para América Latina está en la capital mexicana, defendió el derecho de los individuos a “tomar sus propias decisiones sobre la forma en que se mueven dentro y fuera de sus ciudades para sentirse seguros”, pero se mostró a favor de un “diálogo abierto y transparente” para encontrar “soluciones que beneficien a todos”.

“Creemos firmemente que Uber ayuda a mejorar las opciones de movilidad en las ciudades donde opera, que aumenta las oportunidades económicas y da a los ciudadanos la opción y libertad de elegir sus propios medios de transporte”, señala el comunicado.

En Bogotá, los principales focos de la protesta de hoy se localizaron en el norte de la ciudad, en pleno sector empresarial, donde varios centenares de taxistas circularon a baja velocidad empeorando el ya caótico tránsito en esa zona.

En algunos puntos donde los taxistas realizaron bloqueos, la policía desplegó agentes con equipos antidisturbios.

Los taxistas llevaban en sus vehículos carteles alusivos a la legalidad de su actividad y en contra de Uber, que ha tenido gran acogida en el país debido a la disconformidad de los usuarios con el servicio de taxis, pero cuya actividad aún no está regularizada.

La situación se vio agravada por una protesta de los conductores de los autobuses del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), los cuales manejaron también a velocidad de “tortuga” para exigir mejores condiciones de trabajo.

La protesta de los taxistas bogotanos contra Uber tuvo eco en las capitales de México y Costa Rica, donde hubo manifestaciones frente a las embajadas de Colombia en solidaridad con ellos.

En México DF, además, los taxistas protestaron contra la medida anunciada hace cerca de dos semanas por el Gobierno del Distrito Federal (GDF), el primero en América Latina en permitir por ley que empresas como Uber y Cabify operen.

El portavoz de Taxistas Organizados de la Ciudad de México, Ignacio Rodríguez, afirmó a Efe que la nueva normativa es un documento “derribable”, porque “no tiene sustento legal”.

La marcha de hoy responde a una alianza internacional con taxistas de Colombia, España, Francia, Brasil, Estados Unidos y Costa Rica, creada para “combatir la prestación de servicios ilegales” en el sector, remarcó Rodríguez.

En Brasil se han realizado protestas de los taxistas contra el servicio de Uber durante los últimos días en diferentes capitales, como Río de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte, ciudades en las que también se ha intensificado la fiscalización por parte de las autoridades de los vehículos que prestan el servicio privado.

Los taxistas que se manifestaron hoy con sus vehículos frente a la embajada de Colombia en San José denunciaron la “competencia ilegal” de Uber.

En la carta entregada en la sede diplomática indican que esas aplicaciones son “un monstruo que pone en riesgo el patrimonio de miles de familias, pues van devorándose el mercado de los taxis legalmente establecidos”.

En Colombia, una petición dirigida a la ministra de Transporte, Natalia Abello, a través de la web change.org, para que se regularice y autorice la actividad de Uber en el país logró más de 19.000 firmas de apoyo en poco mas de 24 horas.

“Mi nombre es Julio, y soy un ciudadano de a pie que ha sufrido los abusos de un servicio de transporte mediocre en Bogotá”, escribió el ciudadano que lanzó la campaña por internet.

En América Latina la plataforma de Uber funciona en Bogotá, Barranquilla, Medellín y Cali, en Colombia; en Belo Horizonte, Brasilia, Río de Janeiro y São Paulo, en Brasil; en Lima (Perú); en Santiago (Chile), en Ciudad de Panamá (Panamá), y en México DF, Tijuana, Monterrey, Querétaro y Guadalajara, en México.