Buenos Aires, 19 jun (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, afirmó este viernes que confía en llegar a un acuerdo con los acreedores del país, en un día marcado por el vencimiento de la cuarta prórroga para que los tenedores de bonos bajo legislación extranjera suscriban la propuesta del Gobierno.

«Tenemos la confianza de encontrar un punto de acuerdo con los acreedores, pero ninguna negociación es fácil», señaló en una entrevista con varios periodistas de Radio Nacional, en la que afirmó que la negociación con los bonistas, que atesoran títulos por un valor total de 66.238 millones de dólares, «avanza entre tironeos».

El Gobierno rechazó los últimos ajustes propuestos por los bonistas y todo apunta a que el plazo volverá a alargarse por no haber llegado aún a buen puerto las conversaciones.

Fernández expresó su intención de que Argentina deje la «manía de tomar deuda que no puede asumir», y recordó que la negociación también se vio afectada por la llegada de la pandemia de coronavirus.

«La pandemia complicó la economía del mundo y complicó también la negociación de la deuda, porque la pandemia deterioró la economía mundial y muchos de nuestros acreedores también especulan tratando de que la pandemia pase y poder negociar en mejores condiciones», agregó.

DEFENSOR DEL MULTILATERALISMO

El presidente se posicionó como «un defensor del multilateralismo» y recalcó que el país sudamericano debe «vincularse con el mundo teniendo como eje central los intereses argentinos».

En ese sentido cobra gran importancia «profundizar en el desarrollo del Merosur», un tema que es «central» en su agenda.

«No es un buen momento para hacerlo porque algunos de los países del Mercosur no están promoviendo lo mismo que yo y toman ciertas distancias del Mercosur, pero no es lo que yo creo que sea bueno para la Argentina», subrayó.

Resaltó que el país que preside «tiene que seguir haciendo el esfuerzo de lograr que América Latina sea un espacio integrado mas allá de los Gobiernos que ocasionalmente están».

DESPUÉS DE LA PANDEMIA

El mandatario también se refirió al después de la pandemia, y apostó por una economía «movilizada por el Estado», que tendrá como punta de lanza la obra pública, en combinación con el sector privado.

«La economía de la pospandemia es una economía movilizada por el Estado, gran parte del incentivo va a estar dado por la obra publica. (…) El día después estamos preparados para que el Estado se ponga al frente de la obra pública y la actividad privada encuentre recursos», señaló este viernes en una entrevista con varios periodistas de la Radio Pública a lo largo del país.

El mandatario señaló que el Gobierno está desarrollando «un plan en todo el país» y que las visitas que hizo a distintos puntos del interior -y que ahora se encuentran suspendidas por el aumento de casos de COVID-19- tenían como objetivo «poner ya en marcha parte de esa obra pública».

«Eso no significa que vamos a depender solo de lo que lo que el Estado haga», indicó, y agregó que trabaja en una estrategia para «incentivar la inversión privada».

RESPETAR LA CUARENTENA

Sin embargo recordó que en varias zonas del país la situación de la pandemia todavía es complicada, principalmente en la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana, donde los casos de coronavirus están aumentando en las últimas semanas, por lo que la reactivación económica deberá esperar.

«Para resolver los problemas de la economía vamos a tener tiempo, el Estado no va a dejar de socorrer a nadie», valoró.

En ese sentido recalcó la importancia de respetar la cuarentena para evitar que «todo el esfuerzo se vuelva inútil».

«Cuanta más apertura hay más facilidad hay de que el virus circule y nos contagie. Hay una sola forma de preservarse frente a la pandemia, la única forma es a través de quedarse en su casa», manifestó.

El presidente apuntó a un relajamiento por parte de la población y a un discurso de ciertos sectores que dice que «la cuarentena no hace falta, que la cuarentena no tuvo sentido, que con la cuarentena vamos a perder la economía y que va morir mas gente por la inactividad económica».

«Sociedades que se han relajado han tenido que dar marcha atrás», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *