Santiago de Chile, 10 sep (EFE).- La multinacional española Acciona construirá en el desierto chileno de Atacama la mayor instalación fotovoltaica de América Latina y una de las diez mayores del mundo, con una inversión de 343 millones de dólares.

La central El Romero Solar, que estará situada en la región norteña de Atacama, tendrá una potencia máxima de 247 MWp (196 MW nominales) y desplegará más de 777.000 módulos solares en una superficie de 280 hectáreas.

Acciona Energía iniciará en breve la construcción de la planta, que estará operativa a mediados de 2017 y producirá electricidad equivalente al consumo de 245.000 hogares chilenos.

De esta forma, la compañía -con 20 años de experiencia en el sector de las energías renovables y más de 10.000 MW instalados en todo el mundo- cubrirá gran parte de los compromisos de suministro de energía adquiridos en Chile.

El proyecto ha sido adquirido al desarrollador local Avenir Solar Energy Chile y ya ha sido declarado en construcción por la Comisión Nacional de Energía de Chile.

La puesta en marcha de El Romero Solar permitirá a Acciona avanzar en el compromiso de suministrar 600 GWh de electricidad de fuentes renovables no convencionales a las empresas concesionarias de distribución del Sistema Interconectado Central (SIC) a partir de 2018.

Ese suministro, adjudicado en 2014 tras la licitación convocada al efecto por la Comisión Nacional de Energía, supondrá una inversión total aproximada de 500 millones de dólares por parte de Acciona.

La nueva instalación fotovoltaica, situada en el municipio de Vallenar, a unos 645 kilómetros al norte de Santiago, producirá anualmente unos 505 GWh de energía limpia, equivalente a la demanda eléctrica de 245.000 hogares chilenos.

De este modo, se evitará la emisión a la atmósfera de unas 485.000 toneladas de CO2 en centrales de carbón.

«El inicio de la construcción de El Romero Solar es un hito de gran significación que nos permitirá dar respuesta a nuestro compromiso de suministro renovable en Chile y reforzar nuestro papel en el sector energético del país», el gerente general de Acciona Energía, Rafael Mateo.

La planta El Romero Solar se extenderá sobre una superficie de 280 hectáreas en el desierto de Atacama, una de las regiones más áridas del planeta, con elevada irradiación solar.

A ello se une la limpieza de su atmósfera, que facilita la captación de energía, y que ha propiciado la instalación de observatorios astronómicos como el de La Silla (Observatorio Europeo Austral), situado a 20 kilómetros de la futura planta fotovoltaica.

Precisamente para prevenir la contaminación lumínica de los cielos nocturnos, el sistema de iluminación de las instalaciones incorporará medidas diseñadas para reducir la emisión de luz nocturna, tanto durante la construcción de la planta, como en su operación y mantenimiento.

Para ello, toda la iluminación de los recintos de la central, será dirigida hacia tierra, de manera que no afectará a la visibilidad de los cielos de la zona.

El Romero Solar será el segundo activo en propiedad de Acciona Energía en Chile, tras el parque eólico Punta Palmeras, de 45 MW, ubicado en la región norteña de Coquimbo, inaugurado en enero pasado por la presidenta, Michelle Bachelet.

Acciona Energía ha instalado en los últimos quince años en todo el mundo 24 centrales con una potencia total de 234 MWp, de los que 143 MWp son propios y 91 MWp se han instalado para clientes terceros.