Montevideo, 10 sep (EFE).- El Gobierno uruguayo pidió hoy a los sirios refugiados desde octubre pasado en el país que desistan de una protesta que realizan en la calle para conseguir facilidades para abandonar Uruguay y se comprometió a seguir «trabajando en la situación particular de cada familia».

Los sirios, un grupo de 42 personas integrantes de cinco familias y entre las cuales hay muchos menores de edad, cumplen hoy cuatro días de acampada frente a la sede del Gobierno en Montevideo y aseguran que seguirán allí mientras no se atienda su reclamo.

Representantes de grupo fueron recibidos el miércoles por el prosecretario de la Presidencia de la República, Juan Andrés Roballo, quien «escuchó sus planteos», señaló hoy la Presidencia de la República en un comunicado.

«Alguna familia reiteró su voluntad de radicarse en otro país, a lo cual se dejó en claro que la posibilidad de viajar no depende de la voluntad del Gobierno uruguayo, sino de las políticas migratorias de terceros países», indica el texto.

Los refugiados, que llegaron a Uruguay en octubre de 2014 por decisión del entonces presidente José Mujica (2010-2015), solicitan que se les facilite el dinero del pasaje para trasladarse a otro país, principalmente Líbano, así como un pasaporte que les permita una mayor movilidad que el «documento de identidad y viaje» que les concedió el Ministerio de Relaciones Exteriores uruguayo.

Aseguran que Uruguay es un país caro y que las ayudas que reciben no les aseguran un futuro digno.

En este sentido, el Gobierno destacó que «los exhortó a volver a sus hogares (en Uruguay) resaltando -en particular- su preocupación por la presencia de niños y niñas en la plaza Independencia», debido a las lluvias y las bajas temperaturas de estos días.

El comunicado añade que «entre tanto, el Gobierno se comprometió a seguir trabajando en la situación particular de cada familia».

Las cinco familias estuvieron acogidas en un campamento libanés para refugiados antes de llegar a Suramérica y consideran que sus posibilidades de futuro en el país árabe son mayores que en Uruguay, donde estiman que el costo de la vida es muy caro.