México, 15 dic (EFEMEX).- Un total de 40 compañías se registraron hoy para participar en el tercer concurso abierto a petroleras privadas nacionales y extranjeras de la historia de México, conformado por 25 campos terrestres con reservas de petróleo y gas.

Desde las 7.00 hora local (13.00 GMT) y hasta alrededor de las 11.00 hora local (16.00 GMT) se llevó a cabo la validación de propuestas y entrega de garantías, en el que las firmas interesadas presentaron en sobres cerrados sus ofertas ante la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Según detalló el organismo, había 51 licitantes precalificados para participar en este tercer concurso público de la llamada Ronda Uno, que abrió el sector petrolero a la iniciativa privada luego de casi ocho décadas de monopolio estatal en el marco de la reforma energética.

De estos 51, hoy se postularon 40, una cifra muy elevada, equivalente al 78 % de los precalificados, y superior a la de los dos primeros concursos.

Mientras que en la primera licitación se presentaron 9 de 24 precalificados, el 37 %, en la segunda fueron 9 de 14, el 64 por ciento.

Esta tercera convocatoria contempla la primera licitación en tierra y se llevará a cabo en los estados de Nuevo León (norte de México), donde se espera extraer gas, Tamaulipas (norte), Veracruz (este), Tabasco (sureste) y Chiapas (sur), donde hay campos de petróleo y gas.

Se trata de campos que ya estuvieron en producción y que, por los remanentes de petróleo existentes, pueden resultar rentables a pequeñas y medianas empresas, especialmente mexicanas.

De las 40 interesadas, 26 se presentan de forma individual y 14 de ellos lo hacen en consorcio.

Destaca la elevada presencia de compañías mexicanas, que compiten tanto de forma independiente como agrupadas con otras firmas. Es el caso de Carso Oil & Gas, del magnate Carlos Slim.

De hecho, una veintena de mexicanas se registraron individualmente, si bien se encuentran también firmas como Armour Energy Limited, de origen australiano, Gran Tierra Energy y Renassaince Oil Corp (Canadá), Cheiron Holdings (Egipto) o la española Tecpetrol Internacional.

Las compañías que competirán en los 16 consorcios tienen también un marcado acento mexicano, si bien hay presencia de chilenas como Geopark, colombianas como Servicios Asociados S.A.S y holandesas como Canamex Dutch.

En la presentación de esta convocatoria de la Ronda Uno, el Gobierno anunció en mayo pasado que por primera vez los campos se darán bajo un contrato de licencia.

Este “establece que el Estado recibirá una proporción de los ingresos brutos de cada proyecto, en la forma de una regalía adicional, que es la variable de adjudicación con la mayor ponderación en la evaluación de ofertas”, según la Secretaría de Hacienda.

En los dos primeros concursos, celebrados en julio y en septiembre, se adjudicaron el 26 % de los campos licitados, un resultado positivo para las autoridades, que lo comparan con los promedios internacionales.

En la primera convocatoria para exploración y extracción en aguas someras (poco profundas) se asignaron dos de las 14 áreas a concurso.

En la segunda fase, que contemplaba la extracción en aguas someras bajo el modelo de producción compartida, se colocaron tres de los cinco bloques a concurso, lo que oficialmente fue considerado como el espaldarazo que necesitaba la reforma energética.