Ciudad de México, 13 abr (EFE).- México puso en marcha oficialmente este martes los estudios clínicos de su vacuna Patria contra la covid-19 con la esperanza de que esté lista a finales de 2021 y permita al país combatir la pandemia sin depender tanto de fármacos extranjeros.

«Una vacuna con este nombre significa que debemos siempre pensar en ser independientes, que nos conviene ser independientes», dijo en su rueda de prensa matutina el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien bautizó la vacuna como Patria en alusión a la vacuna Soberana de Cuba.

El mandatario, que suele presumir de su nacionalismo, reivindicó que México debe ser «autosuficiente en lo fundamental». Es decir, en los alimentos, en la energía y también en los medicamentos, lo que incluye la vacuna contra una pandemia que ha dejado más de 209.000 muertos y casi 2,3 millones de contagiados en el país.

«Hay que tratar de no depender tanto del extranjero», esgrimió el mandatario, aunque expertos piden prudencia.

ARRANCAN LOS ENSAYOS CLÍNICOS

Las autoridades buscan ya entre 90 y 100 voluntarios de la Ciudad de México para iniciar los estudios clínicos de la futura vacuna mexicana, desarrollada por el laboratorio Avimex y el Gobierno federal.

Se trata de un fármaco, ya probado en ratones y cerdos, que utiliza un vector viral de la enfermedad de Newcastle, una patología muy contagiosa que afecta a las aves y que no es dañina en humanos.

El calendario ya está definido: la fase 1 de los ensayos tendrá lugar entre abril y mayo, la fase 2 entre junio y julio, y la fase 3 entre agosto y octubre, mientras que su aprobación para uso de emergencia sería entre noviembre y diciembre.

«Si todo sale como esperamos, tendríamos a final de este año una vacuna mexicana que sería puesta a disposición de la Cofepris (órgano regulador) para su aprobación para uso de emergencia», explicó en la conferencia María Elena Álvarez-Buylla, directora general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Aunque varias universidades mexicanas buscan su vacuna desde hace meses, el Gobierno ha apostado por la de Avimex, que ya es la más avanzada.

Solo entre el 10 % y el 20 % de los proyectos de vacuna logran iniciar los ensayos clínicos, explicó la directora del Conacyt.

«Me da gusto que al fin haya algo, pero me sorprende la forma en que se está caminando», dijo a Efe el doctor Malaquías López, profesor de Salud Pública de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien criticó que el Conacyt haya olvidado otros proyectos de vacunas elaborados por universidades.

Además, pidió tomar con precaución el calendario de ensayos y recordó que este mismo martes Estados Unidos recomendó paralizar la vacunación de Janssen, que parecía consolidada.

«No hay ninguna razón para creer que la vacuna mexicana sea perfecta y vaya a poder avanzar todos los capítulos de manera simple», advirtió López.

REDOBLAR ESFUERZOS DE VACUNACIÓN

Este anuncio llega mientras México busca acelerar al máximo posible su plan de vacunación para evitar la saturación de hospitales sufrida en alguna regiones en enero pasado y dejar el oneroso tercer puesto mundial en número de muertos, después de Estados Unidos y Brasil.

El país, que tiene 126 millones de habitantes y fue uno de los primeros en comenzar a vacunar, ha aplicado 11,8 millones de vacunas y 2,3 millones de personas han recibido las dos dosis necesarias, mayormente personal sanitario y adultos mayores.

Aunque todavía sigue lejos del ritmo de vacunación de Chile, el Gobierno confía en inocular la segunda dosis a los mayores de 60 años durante esta y la próxima semana, e iniciar cuanto antes la segunda fase de vacunación.

El plan oficial preveía estar ya vacunando al rango de edad de los 50 a los 59 años, pero se aplazó a mayo por la congelación de envíos de vacunas durante enero.

También hay críticas del personal sanitario de hospitales privados, que dice haber sido rezagado en las vacunaciones.

EVITAR NUEVOS RETRASOS

México cuenta con un cada vez más amplio catálogo de vacunas conformado por la estadounidense Pfizer, la británica AstraZeneca, la rusa Sputnik V y las chinas CanSino y Sinovac, a las que pronto se podría añadir la india Covaxin.

Para amarrar estos contratos y evitar nuevos retrasos en los envíos, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, viajará próximamente a Estados Unidos, Rusia, la China y la India.

Ebrard, que levantó la voz ante el Consejo de Seguridad de la ONU en contra del acaparamiento de vacunas por parte de las grandes potencias, criticó este martes que «es increíble» que haya 42 países que todavía no han tenido acceso a fármacos.

Patria podría nacer con una filosofía diferente, pues López Obrador dijo que será «para México y para otros países».

Además, el presidente prometió que «va a costar menos» y que «va a tener calidad». io)(video)(directo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *