México, 22 abr (EFE).- La Ley de Amnistía aprobada el lunes pasado por el Senado mexicano para indultar a prisioneros por delitos leves entrará en vigor el jueves tras cumplirse este miércoles su publicación en el Diario Oficial de la Federación, informaron las autoridades.

El Senado aprobó el lunes una ley de amnistía presentada por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador con el objetivo de liberar a unas 6.000 personas condenadas o en prisión preventiva por delitos menores como aborto, pequeños robos o posesión de drogas.

La amnistía, una de las grandes promesas del presidente Andrés Manuel López Obrador durante su campaña electoral beneficiará a presos del orden federal por delitos como el aborto y también al personal médico o familiares que participaron en la interrupción del embarazo con el consentimiento de la madre.

Asimismo presos por tráfico de drogas bajo situación de pobreza, una discapacidad permanente o que hayan sido obligados por grupos del crimen organizado y a personas, que sin fines de venta, hayan tenido posesión del doble de la cantidad permitida de narcóticos.

Los indígenas que durante un proceso judicial no contaron con intérpretes o abogados que conocieran su lengua y su cultura también podrán ser beneficiados por la Ley de Amnistía, que entrará en vigor al día siguiente de su publicación, señaló el texto en el Diario Oficial.

La Ley indica que podrán recibir amnistía aquellas personas procesadas o condenadas por el delito de robo simple en caso de que este fuera sin violencia y liberar a quienes cometieron una sedición para alterar la vida institucional de México por motivos políticos, siempre que no cometieran terrorismo.

El documento señala que el Poder Ejecutivo deberá expedir dentro de 60 días hábiles un acuerdo para crear la Comisión que determinará la procedencia del beneficio y someterá su calificación a un juez federal para ordenar su liberación o pedir a la Fiscalía el desestimiento de la acción penal.

Amnistía Internacional (AI) consideró esta ley como un «acto publicitario y simbólico» y dijo creer que es insuficiente para «despresurizar» las prisiones del país ante la pandemia del COVID-19.

«Es un acto publicitario y simbólico pero con efectos muy precarios y de corto alcance en un contexto de pandemia», dijo Tania Reneaum, directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, en entrevista con Efe.

En México hay 19 prisiones federales de alta seguridad con cerca de 17.000 reclusos y 309 penales estatales con unos 176.000 encarcelados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *