Vista aérea realizada con un drone que muestra el colapso de los vagones del metro en la Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez/Archivo

Ciudad de México, 16 jun (EFE).- El derrumbe de la línea 12 del metro de Ciudad de México se debió una «falla estructural» de la construcción.

Esto reveló el peritaje preliminar independiente realizado por la empresa noruega DNV, sobre el siniestro ocurrido el pasado 3 de mayo, que dejó 26 muertos.

«El incidente fue provocado por una falla estructural asociada a deficiencias en el procesos constructivo», expresó el secretario de Obras y Servicios de la Ciudad de México. Jesús Antonio Esteva Medina, leyó las conclusiones del primero de los tres informes preliminares del peritaje.

El estudio se presentó en un acto con presencia de la alcaldesa capitalina, Claudia Sheinbaum, y representantes de la empresa DNV. El mismo reveló que en las trabes (vigas) del puente derrumbado faltaban pernos, había soldaduras incompletas y diferentes tipos de concreto.

Además, alguna de las obras no coincidían con el «plano de diseño» original.

En cambio, el informe destacó que la línea operaba «cumpliendo con los protocolos de mantenimiento rutinario». Esto perfilaría por ahora ninguna negligencia del actual Gobierno de Sheinbaum.

DNV, que sigue estudiando la falla, presentará el segundo informe el 14 de julio y el tercero y definitivo, el 30 de agosto de este año.

Además, el Colegio de Ingenieros Civiles de México presentará este jueves su propio informe.