México, 17 dic (EFE).- El Banco de México subió hoy en 25 puntos base su tasa de interés de referencia y la situó en 3,25 % para evitar una depreciación adicional del peso mexicano después de que la Reserva Federal de EE.UU. aumentara los tipos luego de casi una década.

En un comunicado, el banco central mexicano destacó que la decisión de la Junta de Gobierno responde «principalmente al incremento de 25 puntos base en el rango objetivo para la tasa de referencia de la Reserva Federal de Estados Unidos».

El no ajustar la tasa «podría generar una depreciación adicional que fuera desordenada en la cotización de la moneda nacional y, así, afectar las expectativas inflacionarias y a la inflación misma», explicó.

El instituto emisor recordó que en las últimas semanas aumentó la volatilidad en los mercados financieros, «en un contexto de una mayor divergencia en las políticas monetarias de las principales economías avanzadas y de mayores caídas en los precios de las materias primas», sobre todo del petróleo.

Ello ha llevado a depreciaciones generalizadas adicionales de las monedas de economías emergentes frente al dólar.

El peso mexicano también siguió perdiendo valor, hasta superar en los últimos días las 17 unidades por la divisa estadounidense y las tasas de interés se incrementaron en todos sus plazos, apuntó.

Por ello, añadió, «no se puede descartar que la volatilidad en los mercados financieros internacionales permanezca alta e incluso se incremente aún más».

El Banco de México destacó que la economía mundial sigue «débil» por la pérdida de dinamismo en los países emergentes y el crecimiento lento de la zona del euro y Japón.

En tanto, la economía mexicana creció a un ritmo mayor al previsto (2,6 %) y por encima de lo observado en la primera mitad del año, impulsado por un mayor consumo privado gracias a una evolución favorable del mercado laboral y la baja inflación, indicó.

El banco central pronosticó para el cierre de 2015 una inflación del 2 % y de alrededor del 3 % para el próximo año.

Aunque esta sigue a la baja, «alcanzando niveles mínimos históricos», el emisor mencionó que su previsión está sujeta a riesgos al alza, entre ellos un crecimiento económico más robusto al esperado y que una mayor depreciación del peso se traslade a los precios de los bienes no comerciables.

La Junta de Gobierno señaló que seguirá atenta «a la postura monetaria relativa entre México y EE.UU. al traspaso de movimientos del tipo de cambio a los precios al consumidor, así como a la evolución del grado de holgura en la economía».

Ello «con el fin de estar en posibilidad de tomar medidas adicionales con toda flexibilidad y en el momento en que las condiciones lo requieran, para consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo de 3 %», anotó. EFE

La tasa de interés interbancaria a un día se mantenía en el 3 % desde el 6 de junio de 2014, cuando fue rebajada en 50 puntos base.