México, 20 mar (EFEUSA).- La embajada de Estados Unidos en México informó de la deportación de dos mexicanos que eran buscados por las autoridades del noroccidental estado de Sinaloa, para que respondan ante la justicia de su país por el delito de homicidio.

La deportación fue efectuada esta semana por oficiales del Buró de Operaciones de Aplicación de la Ley y Remoción (ERO) de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) en la ciudad fronteriza de El Paso (Texas), indica un comunicado de la legación diplomática estadounidense.

Los deportados fueron identificados como Clemente Chávez Cruz, de 68 años de edad, y Manuel Orpinela Servín, de 47.

Ambos fueron “entregados a autoridades mexicanas en el puente internacional de la calle Stanton de El Paso”, señala la nota.

Chávez tiene una orden de arresto en su contra del 19 de diciembre de 1999 por haber matado supuestamente a disparos a Felipe Alonso Salman Morales en 1998 durante un altercado.

“A finales de los noventa, Chávez Cruz entró ilegalmente en los Estados Unidos cerca de Douglas, Arizona”, oficiales de ERO lo detuvieron el 21 de mayo de 2014 en Denver y el 3 de junio siguiente la Procuraduría General de la República mexicana (PGR, fiscalía) solicitó su deportación.

Orpinela era buscado desde el 10 de junio de 2004, cuando las autoridades de Sinaloa emitieron una orden de arresto en su contra “por homicidio agravado de dos policías y tentativa de homicidio de otros dos”, añade el boletín.

Este segundo deportado cuenta con varias identidades, entre ellas la de Porfirio “El Porfi” Leyva Ávalos, “que es el nombre que aparece en los documentos judiciales que lo acusan de homicidio”.

Entró ilegalmente en Estados Unidos el primero de agosto de 1991 cerca de San Ysidro, California, fue deportado en junio de 1992 tras enfrentar cargos relacionados con drogas y en marzo de 2004 volvió a entrar ilegalmente al país norteamericano cerca de Nogales, Arizona.

El 27 de enero de 2006 fue declarado culpable allí de los cargos de conspiración para distribuir sustancias controladas, un crimen por el cual fue sentenciado a diez años en una prisión federal estadounidense.

El 17 de febrero de 2014 la PGR solicitó la deportación de Orpinela, que se encontraba recluido en un centro penitenciario en Post, Texas.

Desde el 1 de octubre de 2009, el ERO ha expulsado a más de 720 fugitivos extranjeros buscados en sus países por delitos como secuestro, violación y asesinato.

En 2014, el ERO deportó a 315.943 personas, más del 85 por ciento de las cuales habían sido sentenciadas por un crimen.

Además de criminales, las prioridades de deportación de la agencia incluyen a los detenidos en flagrancia entrando ilegalmente a Estados Unidos, reincidentes de entrada ilegal y fugitivos de la justicia.