Toronto (Canadá), 24 abr (EFE).- Estados Unidos asumió la presidencia del Consejo Ártico durante la reunión del organismo celebrada hoy en Iqaluit (Canadá) y dijo que durante los próximos dos años se concentrará en el impacto del cambio climático y la mejora de las condiciones de vida de las comunidades árticas.

Al término de la reunión del Consejo Ártico, a la que asistieron ministros de los ocho países de la región (Canadá, Estados Unidos, Rusia, Noruega, Dinamarca, Islandia, Suecia y Finlandia), el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, afirmó el compromiso de Washington con el Ártico.

Kerry declaró en rueda de prensa que «es imperativo que el desarrollo que perseguimos sea consciente del estilo de vida y la historia de los pueblos que lo habitan y también que sea sostenible, que no agrave otros problemas en el Ártico y en todo el mundo».

Washington ejercerá la presidencia del Consejo Ártico durante los dos próximos años, tras un bienio en el que el organismo ha sido dirigido por Canadá.

Ottawa ha sido criticada por concentrarse en el desarrollo de los recursos naturales de la región, como los inmensos depósitos de petróleo, gas y minerales, y dejar de lado las preocupaciones medioambientales, especialmente la lucha contra el cambio climático.

Pero Kerry dejó claro hoy que la situación cambiará durante la presidencia estadounidense.

«Los números son alarmantes, y eso es ponerlo suave. El Ártico se está calentando más rápido que ninguna otra región en la Tierra», dijo Kerry.

El secretario de Estado estadounidense añadió que en la próxima reunión ministerial del Consejo Ártico, que se celebrará en Alaska en 2017, se establecerán objetivos firmes de reducción de emisiones de carbono y metano, que provocan el llamado efecto invernadero.

Canadá también ha recibido críticas por la politización del Consejo Ártico, al limitar la cooperación en la región con Rusia con motivo del conflicto en Ucrania.

Canadá, donde viven alrededor de 1 millón de personas que se identifican como de origen ucraniano y que constituyen una influyente fuerza electoral, ha adoptado una posición belicosa contra Moscú que ha afectado la reunión del Consejo Ártico.

En la reunión de Iqaluit, Rusia ha estado representada por el ministro de Medio Ambiente, Sergei Donskoi, en vez de por el titular de la cartera de Exteriores, Sergéi Lavrov.

Hoy, los ministros canadienses de Asuntos Exteriores, Rob Nicholson, y Medio Ambiente, Leona Aglukkaq, admitieron que sólo mantuvieron breves conversaciones con Donskoi durante las que expresaron sus desacuerdos con Moscú, especialmente con respecto a Ucrania.

Pero Kerry señaló que el mandato del Consejo Ártico hace imposible incluir en su agenda temas de seguridad, sugiriendo que durante el mandato estadounidense el organismo de los países árticos se concentrará en la cooperación.