Estrasburgo (Francia), 11 may (EFE).- El ministro turco para Asuntos de la Unión Europea, Volkan Bozkir, dijo hoy que se está buscando un «camino» para «salvar» el acuerdo de readmisión de refugiados, tras el desencuentro entre Ankara y Bruselas sobre al proceso de liberalización de visados para los ciudadanos turcos.

Bozkir lamentó la decisión del Parlamento Europeo (PE) de no iniciar a tramitar la liberalización de visados hasta que Turquía cumpla con los 72 requisitos que la Unión Europea (UE) le exige, entre ellos la modificación de la Ley Antiterrorista para asegurar que su aplicación no se puede extender a periodistas o académicos.

El ministro, que se ha desplazado hasta Estrasburgo para reunirse con el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, con quien ha abordado la «muy difícil situación» que atraviesan las relaciones entre ambas partes, en palabras del alemán, que complica que la exención de visados entre en vigor a finales de junio como se perseguía.

Preguntado por si esto eleva el riesgo de que Turquía no aplique su parte del acuerdo de readmisión, Bozkir rechazó que se haya llegado a ese extremo en este momento.

«No he dicho esto, salvo que lleguemos a un punto en el que discutamos todo el paquete, no vamos a decir eso tampoco», afirmó.

«Estamos tratando de salvar el paquete, los visados es una parte del mismo y hay otros elementos en el paquete en el acuerdo», añadió.

En concreto apuntó a la posibilidad de «abrir capítulos» en las estancadas negociaciones de adhesión de Turquía a la Unión Europea, a los dos pagos por valor de 3.000 millones de euros al país para que haga frente a las necesidades de los sirios en su territorio, a «tener una plataforma de alto nivel en economía, energía y unión aduanera», el acuerdo «uno a uno» y el propio acuerdo de readmisión.

«Pero en este momento estamos tratando de encontrar un camino que solo nos concentremos en la cuestión de los visados y no ir a mirar a todos partes del paquete», afirmó.

El presidente de la Eurocamara aseguró que el haber encontrado esta postura en Bozkir «ha sido una de las cuestiones de nuestro encuentro por las que interpreto que ha sido una reunión muy constructiva».

Schulz subrayó que el acuerdo uno por uno «tiene un objetivo: luchar contra el tráfico de seres humanos», por lo que «tenemos que mantenernos con ese acuerdo pese a las diferencias entre nosotros».

Bozkir ha aprovechado su visita a Estrasburgo para reunirse hoy también con el comisario europeo de Interior y Migración, Dimitris Avramopoulos, y se reunirá con el comisario de Política de Vecindad, Johannes Hahn, el viernes en Bruselas.

Este viernes estaba prevista la celebración de una reunión de alto nivel entre la UE y Turquía, en la que se iban a abordar asuntos como el proceso para eximir de visados a los ciudadanos turcos o para la adhesión de ese país.

No obstante, ésta fue pospuesta sin fecha concreta por decisión de ambas partes, según Bruselas, después de que la semana pasada se conociera la dimisión del exprimer ministro turco Ahmet Davutoglu.

Davutoglu ha sido la figura política turca que negoció cara a cara con los líderes de la UE el acuerdo para la devolución a Turquía de los refugiados sirios llegados a Grecia y también el plazo para que la Unión levante en junio los visados a sus ciudadanos si el país cumple con los requisitos para ello.

Uno de los cinco requisitos de un total de 72 que le queda por cumplir a Ankara tiene que ver con la alineación de su legislación antiterrorista a la de la UE y, más en concreto, a su definición de terrorismo, lo que según fuentes europeas garantizaría que no pueda acusarse de ese delito a ciertos periodistas o académicos.