Madrid, 10 ene (EFE).- Vodafone España anunció hoy el inicio de un procedimiento de despido colectivo, que afectará a un máximo de 1.200 empleados de los alrededor de 5.100 que tiene en el país (un 24 % de su plantilla).

La operadora de telecomunicaciones, filial de la multinacional británica del mismo nombre, convocó a los representantes de los trabajadores para iniciar a finales de este mes un período de consultas que se prolongará durante un mes.

Vodafone España justificó la medida en razones económicas, productivas y organizativas, y explicó que busca revertir la negativa evolución del negocio, con caídas en los ingresos y beneficios en el primer semestre de su año fiscal -abril a septiembre-.

La operadora de telecomunicaciones detalla en su nota que, aunque la demanda de servicios de telecomunicaciones sigue creciendo de forma exponencial en España, no ocurre lo mismo con los precios, por lo que considera que debe ajustar su estructura de costes.

Los ingresos de Vodafone España cayeron un 3,2 %, hasta los 2.421 millones de euros, en el primer semestre fiscal, lastrados por la rebaja de tarifas por la fuerte competencia del sector y por el hecho de que otras operadoras ofrecen paquetes de fútbol más atractivos en sus ofertas de internet, por lo que ha perdido clientes en ese segmento del mercado.

El sindicato mayoritario en la empresa, UGT, rechazó “frontalmente” el proyecto y recalcó que la situación de la operadora “no es responsabilidad” de los trabajadores, sino de sus gestores y su “incapacidad demostrada”.