Lima, 4 nov (EFE).- El exasesor peruano Vladimiro Montesinos, «hombre fuerte» del régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), fue interrogado este lunes en una investigación vinculada con el caso de corrupción de su hija Keiko Fujimori, líder opositora en prisión preventiva por 18 meses.

El fiscal anticorrupción José Domingo Pérez cuestionó a Montesinos durante casi dos horas en la prisión de la Base Naval del Callao, donde el exasesor cumple 25 años de cárcel por delitos de corrupción y violaciones a los derechos humanos.

El fiscal informó, sin embargo, que debió suspender la diligencia porque Montesinos tenía que atender otras audiencias judiciales.

«En un par de horas difícilmente podemos avanzar, es por ese motivo que se ha suspendido. Y en el desarrollo de las diligencias hubieron algunas incidencias que no las puedo manifestar, porque es parte de una diligencia con carácter reservado», sostuvo.

El fiscal indaga sobre los vínculos de Montesinos con el abogado Vicente Silva Checa, un personaje investigado por presuntamente integrar una organización criminal que habría ocultado dinero de origen ilegal durante las campañas electorales de Keiko en 2011 y 2016.

Silva Checa ya fue condenado por corrupción después del Gobierno de Alberto Fujimori.

Al conocerse en septiembre pasado que Pérez planeaba interrogar a Montesinos, los entonces congresistas del partido fujimorista Fuerza Popular, que controlaba el Legislativo que fue disuelto el pasado 30 de septiembre por el presidente Martín Vizcarra, aseguraron que se intentaba vincular al exasesor con la agrupación de Keiko.

Los fujimoristas afirman que Keiko siempre mantuvo «distancia y enemistad» con Montesinos, considerado el cabecilla de una enorme red de corrupción instalada en el Gobierno de Fujimori, y cuestionan que las diligencias se programen cuando el Tribunal Constitucional debe tomar una decisión sobre un recurso presentado para buscar la excarcelación de la líder opositora.

La Corte Suprema de Justicia rechazó en septiembre un pedido para la excarcelación de Keiko, aunque aprobó reducir su prisión preventiva de 36 a 18 meses, mientras se le investiga por la presunta comisión del delito de lavado de activos.

Pérez señaló este lunes que el Poder Judicial y la Fiscalía deberán programar una nueva fecha para continuar con el interrogatorio a Montesinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *