Milán (Italia), 2 may (EFE).- Uruguay participa en la Exposición Universal de Milán 2015 con los objetivos de dar a conocer la calidad de su producción cárnica y de presentarse como un país a la vanguardia en la agricultura ecológica.

“Queremos enseñar que somos un país agro-inteligente”, aseguró en declaraciones a Efe Antonio Carámbula, comisario del pabellón uruguayo durante su presentación oficial, celebrada hoy.

Asimismo subrayó que se trata de un país puntero en temas como “la mejora genética, la sanidad animal y la trazabilidad” de los productos.

Precisamente este último aspecto, el de conocer las partes del proceso de producción, estará presente en el restaurante del pabellón, dotado de una parrilla y en el que los clientes podrán conocer el origen de la carne mediante un código QR, explicó Carámbula.

Las personas que pasen por el pabellón de Uruguay podrán leer este código a través de sus dispositivos móviles y conocer “datos sobre el animal, la zona de origen e incluso el productor ganadero”.

Bajo el lema “La vida crece en Uruguay”, el pabellón recibe al visitante con un vídeo que refleja la historia reciente del país latinoamericano, a partir de la llegada de los inmigrantes europeos a comienzos del siglo XX.

Entre otros aspectos se destaca su calidad de vida y el denominado “Plan Ceibal”, que lo ha hecho pionero en el mundo al proveer a todos los escolares de un ordenador personal.

Esta es la primera vez que Uruguay participa en una Exposición Universal con un pabellón propio y su presentación, de 785 metros cuadrados, estuvo amenizada por un espectáculo de tango.

Asimismo contó con la presencia de Federico Stanham, presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), entidad que ha participado en el proyecto, junto a la guía de negocios “Uruguay XXI” y diversas empresas.

“Los visitantes van a poder conocer durante los próximos seis meses las bondades de nuestro país”, dijo Stanham, quien subrayó que la trazabilidad es “el gran desafío” de este evento en la capital lombarda.

El pabellón cuenta con una estructura en forma de espiral elaborada a partir de materiales reutilizables y reciclables mientras que en el exterior se han plantado árboles típicos uruguayos como guayabos, ceibos, jacarandás y anacahuitas.

Frente a la fachada principal se encuentra la escultura “La vida después de la vida”, del artista uruguayo Pablo Atchugarry (Montevideo, 1954), creada a partir de un olivo centenario seco.

“Una planta noble que representa la unión del hombre con la naturaleza y la de las diversas culturas entre sí”, en palabras del escultor.

El Día Nacional de Uruguay en Expo Milán será el 25 de agosto, día de celebración de la Independencia del pequeño país suramericano y en el que este pabellón protagonizará toda la muestra expositiva de la capital lombarda.

Convocada bajo el tema “Alimentar el planeta, energía para la vida”, la Expo quiere centrar la atención mundial en el objetivo de erradicar el hambre y en cómo producir de forma sostenible alimentos suficientes, nutritivos e inocuos para una población mundial que se espera alcance los 9.000 millones de personas en 2050.

Por Íñigo Álvarez-Miranda