Beirut, 8 jun (EFE).- El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció hoy ataques contra dos hospitales y una clínica en el este de Alepo, la mayor ciudad del norte de Siria.

En un comunicado, el director regional de Unicef para Oriente Medio y el Norte de África, Peter Salama, señaló que este miércoles los hospitales de Al Bayan y Al Hakim, a una distancia de 300 metros el uno del otro, y la clínica Abdulhadi Fares fueron atacados en el intervalo de tres horas.

“El hospital de Al Hakim, una instalación respaldada por Unicef, es una de las pocas que todavía proporcionan servicios pediátricos. Este es el segundo ataque al hospital”, lamentó Salama.

El responsable de Unicef apuntó que “todo el mundo debería cuestionarse su humanidad cuando los bebés deben ser sacados de sus incubadoras por los ataques a hospitales”.

Salama se quejó de que este tipo de agresiones se haya convertido en un “patrón devastador” en la guerra en Siria, aunque no precisó cómo se produjeron los ataques, ni acusó a ninguna parte específica de haberlos realizado.

Aunque sí recordó que decenas de instalaciones medicas, que proporcionan una ayuda vital para miles de personas, han sido destruidas en estos más de cinco años de guerra.

“En tan solo las dos últimas semanas, seis centros médicos han sido atacados en el país”, indicó.

Salama destacó que personal médico y menores, incluidos bebés de solo unos días, han resultado heridos o perdido sus vidas mientras recibían atención sanitaria.

Anteriormente, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos había informado de la muerte de diez personas en bombardeos en la zona del hospital Al Bayan y en otras partes de Alepo.