Nueva Delhi, 8 jun (EFE).- La Policía india investiga una carta dirigida supuestamente a un guerrillero maoísta en la que se destapa un posible intento de magnicidio contra el primer ministro indio, Naredra Modi, lo que desencadenó hoy una amplia repulsa en la India.

La misiva se descubrió en la casa de uno de los cinco arrestados el miércoles en Pune, en el estado occidental de Maharashtra, en relación a unos incidentes violentos en enero en la región, aseguró hoy a Efe el comisario adjunto de la Policía local, Ravindra Kadam.

En la carta, detalló Kadam, el arrestado Rona Wilson se dirige a un guerrillero maoísta de nombre Prakash, al que le informa que algunos “camaradas” están pensando en acabar con Modi durante uno de sus mítines “en otro incidente al estilo del de Rajiv Gandhi”.

El carismático Rajiv Gandhi, que ocupó el puesto de primer ministro entre 1984 y 1989, fue asesinado en 1991 por una mujer tamil que se inmoló durante uno de sus mítines como represalia por la implicación militar de la India en Sri Lanka contra la guerrilla separatista de los Tigres de Liberación de la Patria Tamil (LTTE).

El contenido de esta carta, que saltó hoy a los medios de comunicación indios, ha desencadenado una amplia repulsa tanto entre miembros del gubernamental BJP, como entre destacadas personalidades indias como los conocidos gurús Baba Ramdev o Ravi Shankar.

“Estamos siempre preocupados con la seguridad del primer ministro. En lo que se refiere a los maoístas, me gustaría decir que combaten una batalla perdida. El extremismo maoísta se ha reducido significativamente”, afirmó hoy en una rueda de prensa el ministro indio de Interior, Rajnath Singh.

El gurú Ravi Shankar, por su parte, lanzó un mensaje a sus 4,6 millones de seguidores en Twitter en el que subrayaba que “la conspiración para asesinar al primer ministro de la mayor democracia es un intento desesperado de elementos antinacionales de desestabilizar el país”.

La guerrilla maoísta o naxalita, denominada así porque nació tras una revuelta en la aldea bengalí de Naxalbari en 1967, busca imponer una revolución agraria de corte maoísta y continúa activa tras medio siglo de operaciones sobre todo en el llamado “cinturón rojo”, una franja de territorio que recorre el centro y el este de la India.

La insurgencia maoísta ha causado alrededor de 12.000 muertos en la India, en su mayoría civiles, durante las últimas décadas, si bien ha ido perdiendo fuerza en los últimos años.