Tokio, 31 may (EFE).- La Bolsa de Tokio cerró hoy con una nueva caída, la cuarta de forma consecutiva, debido a la fortaleza del yen, moneda refugio tras una caída del rendimiento de los bonos a largo plazo del Tesoro estadounidense.

El índice de referencia Nikkei cerró con un retroceso de 27,28 puntos, un 0,14 por ciento, y quedó en 19.650,57 enteros, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 4,30 puntos, un 0,27 por ciento, hasta las 1.568,37 unidades.

La publicación de unos datos de confianza del consumidor en Estados Unidos por debajo de lo esperado en mayo forzó la bajada del rendimiento de los bonos a largo plazo, algo que debilitó al dólar frente al yen y perjudicó a los exportadores nipones.

Las caídas estuvieron limitadas, sin embargo, gracias al crecimiento de la industria china, por décimo mes consecutivo, en mayo, algo que despeja las dudas sobre una posible desaceleración de la segunda economía mundial.

Entre los principales exportadores nipones, las empresas automovilísticas Nissan Motor y Subaru se dejaron un 1,2 y un 1 por ciento, respectivamente.

Toshiba expandió sus pérdidas durante la segunda mitad de la jornada tras anunciar que volverá a retrasar la presentación de sus resultados del ejercicio fiscal japonés de 2016.

Los grupos financieros también se apuntaron al rojo, con Mitsubishi UFJ y Daiwa Securities bajando un 0,8 y un 0,5, respectivamente.

La caída de los precios del crudo convirtió a las refinerías en uno de los grupos más perjudicados de la jornada: Idemitsu Kosan se dejó un 3,6 por ciento y JXTG descendió un 1,8 por ciento.

En la primera sección, 1.282 valores retrocedieron frente a los 622 que avanzaron, mientras que 112 cerraron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 3,017 billones de yenes (24.300 millones de euros), frente a los 1,876 billones de yenes (15.157 millones de euros) de la víspera.