Dacca, 9 oct (EFE).- Un tribunal de Bangladesh emitió hoy una orden de arresto para el Nobel de la Paz Mohamed Yunus, conocido como el «banquero de los pobres», por no comparecer ante la corte en una disputa laboral.

«El presidente del tercer tribunal laboral de Dacca, Rohibul Islam, emitió la orden ya que él (Yunus) no se ha presentado a la vista de tres casos», dijo a Efe el funcionario judicial de la sala, Nuruzzaman.

Yunus, de casi 80 años de edad, debía comparecer junto a dos altos cargos de su compañía Grameen Communications, una entidad distinta al Grameen Bank (GB) que fundó en 1983 y del que fue destituido en 2011 por el Banco de Bangladesh (central) y a instancia del Gobierno, después de que tres ex empleados les denunciasen tras haber sido despedidos en julio.

Los dos directivos, Naznin Sultana y Khandaker Abu Abedin, sí estaban presentes en la sala, precisó Nuruzzaman.

Los ex empleados presentaron denuncias separadas por despido indebido, aduciendo que habían sido destituidos de forma ilegal tras haber intentado formar un sindicato.

«Formamos un sindicato en abril porque la compañía nos negaba muchos derechos, tras lo que fuimos despedidos y llevamos el caso al tribunal», dijo a Efe el presidente del Sindicato de Trabajadores de Grameen Communications, Badrul Alam.

Por su parte, el abogado de Yunus, Kazi Ershadul Alam, explicó a Efe que su cliente se encuentra fuera del país pero está dispuesto a acudir a los tribunales.

«El profesor Yunus está ahora en el extranjero (pero) tomará las medidas necesarias según la ley en cuanto vuelva», aseguró.

Yunus, el economista bangladesí padre de los negocios sociales y el microcrédito, fundó en 1983 el Grameen Bank, el «banco de la aldea», que según sus propios datos ha concedido créditos a 9 millones de bangladeshíes.

El Nobel mantiene una tensa relación con las autoridades bangladesíes desde que un documental aparecido en 2010 denunció supuestas transferencias de fondos ilegales entre dos entidades del Grupo Grameen.

El Banco de Bangladesh (central) ordenó la destitución de Yunus de la jefatura del banco a instancia del Gobierno, una orden que el economista recurrió sin éxito por considerar que tenía una «motivación política» y escondía la intención de controlar una de las entidades más exitosas del país.

Algunos analistas opinaron que la confrontación tuvo su origen en el intento previo del economista de irrumpir en la escena política bangladeshí como una tercera vía alternativa a los dos partidos que han dominado históricamente el país asiático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *