El Cairo, 22 jul (EFE).- Un supuesto nuevo grupo yihadista egipcio denominado Gamaat al Murabetun (Grupo de los Morabitos) ha difundido una grabación por internet en la que asegura que la yihad (guerra santa) contra el Gobierno del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, es una «obligación» y una «autodefensa».

«Llamo a mis hermanos a que defiendan su religión y protejan su vida, su honor y su hacienda. Enfrentaos a vuestro enemigo sin miedo», dijo el supuesto emir de este grupo, Hisham Ashmaui, como se presenta en la grabación.

Ashmaui añadió que «Egipto está dominado por un nuevo faraón, Al Sisi, a través de sus soldados y sus magos», en alusión a los medios de comunicación.

Denominado también Abu Omar al Muhayer, el yihadista precisó que para consolidar esa «dominación», el presidente egipcio emplea «la tortura más dura contra los musulmanes y emplea a los magos de los medios de comunicación a través de sus mentiras y su manipulación».

Asimismo, añadió que la religión (en referencia al islam) se consolida únicamente a través de la yihad, que en su opinión se convirtió en «una obligación para cada musulmán», igual que la oración.

El mensaje, de unos seis minutos y medio, empezó con un discurso antiguo del líder de la red Al Qaeda, el egipcio Ayman al Zawahiri, en el que pide a los yihadistas emplear la propaganda de la misma forma que emplean las armas.

Durante la mayor parte de la grabación aparecen dos fotos de Ashmaui, una con uniforme militar egipcio y otra con un uniforme negro que suele ser utilizado por los yihadistas.

Una fuente de seguridad egipcia aseguró en declaraciones a Efe que ni Ashmaui ni su grupo son conocidos para los servicios de seguridad Egipcios.

Además, precisó que, aunque el yihadista aparece con uniforme militar en esas imágenes, nunca ha formado parte de ningún aparato de seguridad en Egipto.

Tras el golpe de Estado que el 3 de julio de 2013 derrocó al entonces presidente egipcio, el islamista Mohamed Mursi, las nuevas autoridades egipcias han detenido y condenado a miles de miembros de los Hermanos Musulmanes, declarada organización terrorista a finales de ese año.

En los últimos años, también han aumentado los ataques contra miembros del Ejército y la Policía de Egipto, la mayoría de ellos reivindicados por el grupo yihadista Wilayat Sina (Provincia del Sinaí), la rama del Estado Islámico (EI) en el país.