Jerusalén, 14 dic (EFE).- Un palestino fue abatido hoy tras atropellar a ocho personas, entre ellas un bebé, que resultaron heridas en un ataque perpetrado a primera hora de la tarde a la entrada de Jerusalén, informó la Policía en un comunicado.

El suceso tuvo lugar alrededor de las 15.00 hora local (13.00 GMT) en el bulevar Herzl, en uno de los principales accesos a la ciudad y cerca del emblemático puente de Calatrava, cuando un coche blanco se empotró deliberadamente contra una parada de autobús y atropelló a los civiles que se encontraban allí, según la nota.

El servicio de emergencias Maguen David Adom, equivalente local a la Cruz Roja, precisó que siete personas resultaron heridas de forma leve y otra sufrió lesiones de carácter moderado.

Esta última es un bebé de quince meses cuyo estado se ha agravado en las últimas horas y que tuvo que ser hospitalizado para una operación de urgencia.

Fuentes médicas citadas por medios locales informaron de que el bebé se encuentra en estado de coma inducido y es sometido a una operación en el hospital Hadasa Ein Karem para salvarle una de las piernas, que sufrió graves heridas a causa del impacto del vehículo.

La portavoz policial Luba Samri explicó en un mensaje de prensa que el atacante es un «terrorista árabe de Jerusalén Este» identificado luego como Abdel Mujsán Jasuna, de 21 años y natural de Bet Hanina, en el noreste de la ciudad.

Samri confirmó que que el atacante falleció tras recibir disparos de «una persona de los servicios de seguridad, un vigilante y un civil», que le dispararon «de forma rápida y precisa antes de que saliera del coche y se dirigiera a los civiles».

«Junto al terrorista se ha encontrado en el coche un hacha», añadió la portavoz.

Israelíes y palestinos viven desde principios de octubre una ola de violencia en la que han muerto 122 palestinos (más de la mitad de ellos abatidos al perpetrar ataques o supuestos ataques y el resto en enfrentamientos con fuerzas israelíes), así como 19 israelíes y dos personas de otras nacionalidades que fueron víctimas de ataques.

«El ataque de hoy recuerda mucho el atentado de octubre en la calle Maljei Israel (en barrio ultraortodoxo), en el que un terrorista palestino se empotró contra una parada, bajó del coche con un hacha y asesinó con él a un rabino de varios hachazos», dijo a Efe Micki Rosenfeld, portavoz de la policía para medios extranjeros.

Agregó que, en el caso de hoy, «la rápida reacción de los agentes que dispararon le impidió (al atacante) salir del coche, de lo contrario podría haber sido mucho peor».