Ankara, 5 may (EFE).- Una persona murió hoy y otras siete resultaron heridas en la ciudad fronteriza turca de Kilis por el impacto de cuatro proyectiles disparados desde Siria, presumiblemente por yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Los proyectiles de mortero empezaron a caer en la ciudad, situada a apenas cinco kilómetros de la frontera siria, a partir de las 14.00 GMT, informó la cadena CNNTürk.

Varias casas fueron alcanzadas por los proyectiles y una de las ocho personas heridas murió en el hospital.

Esta misma mañana, tres proyectiles de mortero supuestamente del grupo terrorista EI habían causado heridas a dos policías y un civil, también en Kilis.

Desde el 18 de enero pasado, un total de 21 personas han muerto y 80 han sufrido heridas por estos ataques con morteros, que se han ido haciendo más frecuentes hasta ser prácticamente diarios en las últimas semanas.

El Gobierno de Ankara atribuye los disparos al EI y subraya que la artillería turca estacionada en la frontera siempre devuelve el fuego, pero que es difícil acabar con la amenaza porque los milicianos yihadistas utilizan lanzacohetes montados en vehículos que se desplazan rápidamente.

Según algunos analistas, el EI trata de arrastrar a Turquía a una intervención terrestre en Siria y provocar un conflicto con las fuerzas del régimen sirio y sus aliados rusos, por un lado, y con las milicias kurdosirias, enfrentadas también a los yihadistas, por otro.