Londres, 8 jun (EFE).- Un nuevo grupo anti-“brexit”, financiado por el multimillonario estadounidense de origen húngaro George Soros, presentó hoy en Londres una ambiciosa campaña para promover un segundo referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El grupo de presión “Best for Britain”, integrado por políticos, empresarios y representantes del sector benéfico, expuso a la prensa su “hoja de ruta” hacia un nuevo plebiscito, que se celebraría antes de la fecha oficial de “brexit”, que es el 29 de marzo de 2019.

Mark Malloch Brown, un exsecretario de Estado laborista que actualmente se sienta en la Cámara de los Lores, amigo personal de Soros y cabeza visible de la campaña, reveló que de aquí a octubre se intentará convencer a los diputados en la Cámara de los Comunes de que apoyen y legislen a favor de la segunda consulta.

En el nuevo referéndum, los británicos, que en 2016 decidieron por un 52 % frente al 48 % abandonar la UE, votarían sobre el acuerdo final que alcance con Bruselas el Gobierno conservador de la primera ministra británica, Theresa May.

“Las dos opciones serían: aceptamos el acuerdo que ofrece May, con todos los detalles sobre la mesa, o lo rechazamos y seguimos dentro de la UE”, dijo Malloch Brown.

De acuerdo con el plan, el primer paso es organizar una campaña por todo el país para decantar la opinión pública a favor de otro referéndum, entre indicaciones en los estudios del grupo de que “ahora hay más gente partidaria”, según la consejera delegada, Eloise Todd.

Paralelamente, “Best for Britain” presionará a los diputados para que, cuando el próximo octubre se dispongan a votar el proyecto de ley que recogerá el acuerdo logrado por May, introduzcan una enmienda a fin de autorizar “el plebiscito popular”.

Malloch Brown se mostró confiado en recabar estos apoyos en este breve plazo de tiempo, y el periódico “The Guardian” publica hoy que al menos cuarenta parlamentarios respaldan la iniciativa, de 650 que tiene la Cámara baja.

Previo al referéndum, se mantendría una “conversación nacional”, en la que se explicaría a los ciudadanos mediante reuniones en sus localidades lo que significa el acuerdo logrado por el Gobierno, en comparación con lo que actualmente ya ofrece la UE.

“Ya basta, el país quiere saber qué es exactamente lo que el Ejecutivo está negociando, la gente se pregunta: ‘¿Cuándo sabremos qué es por lo que votamos?”, dijo el lord, en alusión al eslogan de la campaña.

En su opinión, “la incertidumbre se ha convertido en un enemigo incluso mayor que el propio ‘brexit'” y está “perjudicando a la economía y a los ciudadanos, que no pueden hacer planes”.

Aunque en la “conversación nacional” se presentarían los hechos “de forma objetiva”, Malloch Brown no oculta que la campaña “está a favor de permanecer en la UE”, lo que secunda también el filántropo estadounidense Soros, quien, aunque tiene intereses en el Reino Unido, despierta algunos recelos después de que en 1992 se enriqueciese con el desplome de la libra esterlina.

El lord hizo hincapié hoy en que, aunque el inversor de 87 años es el principal donante de la campaña, con 800.000 libras (912.000 euros) hasta ahora, se cuenta con “otros 8.000 pequeños donantes”.

Con un presupuesto de 2,4 millones de libras (2,7 millones de euros), que quiere aumentar a 3,2 millones (3,6 millones de euros), “Best for Britain” ya ha empezado a colgar carteles con el mensaje: “Todos merecemos tener una última palabra sobre el acuerdo de ‘brexit'”.

La campaña afronta la ardua tarea no solo de decantar decisivamente los sondeos de opinión pública, sino también de poner de su parte al Partido Laborista, cuyo dirigente, Jeremy Corbyn, ha descartado un segundo referendo para respetar la voluntad popular expresada el 23 de junio de 2016.

Para impulsar la enmienda clave, se necesitaría además el apoyo de un buen puñado de conservadores, lo que, como admite “Best for Britain”, podría llevar al colapso del Gobierno y a unas nuevas elecciones.

En ese caso, la campaña aboga por que todos los partidos incluyan en sus manifiestos “la promesa de celebrar un voto popular”, o segundo plebiscito.

Por Judith Mora