Bruselas, 19 jun (EFE).- El presidente permanente del Consejo Europeo, Donald Tusk, subrayó hoy la «crítica situación» de Grecia y pidió a ese país que elija entre lo que es «una buena oferta» o «ir directamente a la quiebra».

Tusk, en una declaración por vídeo en la que recuerda la convocatoria extraordinaria de una cumbre de líderes de la eurozona el próximo lunes a las 17.00 GMT, subraya que al programa de asistencia a Grecia «solo le quedan once días».

Afirma también que «estamos en un punto en el que el Gobierno griego tendrá que elegir entre aceptar lo que a mi juicio es una buena oferta para seguir recibiendo asistencia o ir directamente a la quiebra».

«Cuatro meses de negociaciones no han logrado los compromisos necesarios, y el Eurogrupo de ayer no pudo romper el punto muerto», afirma el ex primer ministro polaco en ese vídeo, en el que pide «poner fin de una vez al juego de la gallina (carrera de dos coches hacia un precipicio) y a echarse las culpas».

Tusk subrayó que «esto no es un juego ni hay tiempo para ello tampoco. Es una realidad con consecuencias reales, en primer lugar y sobre todo para los griegos».

Las negociaciones de los últimos meses entre Grecia y los otros dieciocho países de la eurozona no han logrado un acuerdo sobre una lista de reformas que permita al país acceder a los 7.200 millones de euros pendientes del rescate, al tiempo que Atenas ha ido perdiendo liquidez y enfrentándose a una salida de capitales, entre otras dificultades.

El presidente del Consejo de la UE señaló que ante la crítica situación de ese país decidió convocar una cumbre extraordinaria para el lunes, aunque advirtió que «su objetivo es asegurar que todos entienden la posición del otro y las consecuencias de las decisiones».

En su mensaje al primer ministro griego, Alexis Tsipras, y al resto de líderes europeos, Tusk señaló que «nadie se haga ilusiones de que habrá una solución mágica» porque el asunto sea tratado por los Jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona.

«La cumbre no es el final. No habrá negociaciones técnicas detalladas, ese es el trabajo de los ministros de Finanzas», dijo Tusk, en referencia a la reunión que a las 13.00 GMT del mismo lunes celebrarán los titulares de Economía y Finanzas de la eurozona, convocados por el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Asimismo dijo que «al final es y solo puede ser así, una decisión y una responsabilidad griegas. Todavía tenemos tiempo, aunque solo sea unos días, así que mejor utilizarlo de forma sabia».

Grecia tiene que abonar antes del 30 de junio también un pago de 1.600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI), y si no lo hace incurrirá en suspensión de pagos con ese organismo, del que su directora gerente, la francesa Christine Lagarde, ya advirtió el jueves que no se le dará a Atenas un periodo de gracia si hay retrasos.