Estambul, 30 oct (EFE).- Un tribunal de Diyarbakir, ‘capital’ de las regiones kurdas del sureste de Turquía, ha decretado hoy prisión preventiva para Gültan Kisanak, alcaldesa de la ciudad detenida el martes pasado bajo acusaciones de mantener vínculos con el proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda.

Kisanak y el coalcalde de la ciudad, Firat Anli, fueron hoy trasladados al juzgado para ser interrogados, tras cinco días de detención incomunicada en la comisaría, informa el diario Hürriyet.

Ambos fueron enviados a prisión preventiva después de declarar durante toda la jornada, y la misma medida fue aplicada a la exdiputada Ayla Akat Ata, detenida durante las protestas por el arresto de la alcaldesa.

A Kisanak, alcaldesa de Diyarbakir desde los comicios de 2014, se le acusa de “ser miembro de una organización terrorista armada” por haber supuestamente participado en la coordinación de proclamas y actividades políticas del PKK, señala la agencia semipública turca Anadolu.

Se trata de “acusaciones fabricadas y sin fundamento”, ha respondido el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), representante de la izquierda prokurda y tercero del Parlamento.

La detención de Kisanak, exdiputada e importante figura del partido, es “injusta y arbitraria”, un intento del Gobierno de “romper la voluntad del pueblo mediante un sentido de venganza” y “una fase de locura en la guerra declarada contra políticas democráticas”, señala un comunicado del HDP.

Por otra parte, un tribunal turco impuso hoy a la codirigente del partido, Figen Yüksedag, diputada por la ciudad de Van y objeto de numerosas investigaciones judiciales, una prohibición de abandonar el país, como medida de control judicial.

Fundamenta esta decisión en el “indicios que hacen sospechar que la acusada se sustraiga” al proceso.

El HDP ha protestado contra la decisión, recordando que Yüksekdag “ha viajado innumerables veces al extranjero” para encuentros políticos y diplomáticos y siempre ha regresado.